lunes, 26 de febrero de 2018

HOJALDRE CASERO



¡¡¡Buenos días!!! Esta semana os traigo una receta diferente, se podría decir que no es una receta en si,  pero también se podría decir que es una receta que le daréis mil utilidades y que podría formar parte de el apartado de Momentos de Aprendizaje.

Este apartado lo tengo últimamente bastante olvidado y me gustaría ir ampliándolo poco a poco ya que tengo algunos post a medio hacer pero por pereza no los acabo de terminar.

Esta receta no solo la tendréis aquí sino que también la tendréis en formato vídeo en el canal de Youtube por si os surgen dudas  y por si al leer el post os parece poco entendible, ya que he intentado explicarlo de una manera muy sencilla.

Os aseguro que una vez que hagáis el hojaldre en casa los de la tienda os parecerán " Furrifalla" y sobre todo sabréis apreciar las preciosas capas que se forman cuando empieza a subir. Es una maravilla verlo crecer en el horno.

Más abajo os dejo una pequeña lista con consejos y la ventanita directa para que veáis en la vídeo receta.

No me enrollo más y os dejo con la receta.

Ingredientes

500 g de harina
300 g de mantequilla a trocitos y fría
75 g de mantequilla derretida
250 ml de agua fría
1 cucharadita de sal


Preparación

En un bol amplio mezclaremos la harina con la sal y haremos una especie de volcán o agujero en el centro. Añadiremos el agua y la mantequilla derretida. Mezclaremos lo una espátula o cuchara de palo hasta juntar los ingredientes y acabaremos amasando sobre una superficie de trabajo enharinada levemente.
Amasaremos hasta obtener una masa lisa y formaremos una bola a la que le haremos un corte en forma de cruz en el centro. Taparemos con film transparente y la llevaremos a la nevera 15 minutos.


Mientras tanto haremos una placa cuadrada de unos 12 cm con la mantequilla fría, pondremos los trocitos entre dos papeles de horno  y con la ayuda de un rodillo, primero le daremos golpes con un para aplanar la mantequilla  y acabaremos pasando el rodillo sobre la  superficie para tener una placa lisa y del mismo nivel.

Sacamos la bola de la nevera, enharinamos la superficie de trabajo, abrimos la bola por los cortes y colocamos nuestra plancha en el centro. Plegamos los extremos, sellándolos bién.

A partir de aquí empezaran los plegados con sus reposos en la nevera.

- 1º Plegado
·Extendemos la masa a un grosor de 1 cm, en forma rectangular de unos 12 cm por 40 cm
·La plegamos en tres
·Le damos 1/4 de vuelta

Volvemos hacer lo mismo 2 veces más (2º Plagado y 3º Plegado) y dejamos reposar tapado con film transparente 20 minutos en la nevera.

Transcurrido ese tiempo volvemos a enharinar la superficie de trabajo y sacamos de la nevera nuestro hojaldre.
Ahora realizaremos los tres siguientes plegados.

- 4º Plegado
·Extendemos la masa a un grosor de 1 cm, pero esta vez haremos un rectángulo mucho más largo.
·La plegamos 2/4 por cada extremo hacia el interior y doblaremos por la mitad sobre si misma.
·Le damos 1/4 de vuelta

Esto lo realizaremos 2 veces más (5º plegado y 6º plegado). Taparemos con film transparente y dejaremos reposar en la nevera 1 hora.





Consejos:

-En el caso que no la vayamos a utilizar sobre el transcursos de los dos próximos días os aconsejo congelarla.
-Si no dejáis los tiempos de reposo la mantequilla se acabará derritiendo y no integrándose a la masa. Así acabareis obteniendo una masa pegajoso y nada manejable.
-Enharinar bién la superficie de trabajo, para que no se pegue en ella.
-Os recomiendo hornearla a 180º unos 30 minutos, con calor arriba y abajo SIN aire.


Seguramente a partir de hoy os quitareis el miedo hacer hojaldre y disfrutareis de mil recetas con hojaldre casero.

Nos vemos la próxima semana con otra nueva receta.
Besosssss.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se publicará después de moderación.