Mostrando entradas con la etiqueta Helados. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Helados. Mostrar todas las entradas

lunes, 18 de junio de 2018

HELADO CREMOSO DE CEREZAS


¡¡Buenos días galleter@s!! Estamos en plena temporada de cerezas, ese fruto que te pica a no parar de comer una detrás de otra como si de pipas se trataran. Seguramente os habréis dado cuenta  que las redes se han inundado de miles de recetas de diferentes foodies, influencers o reposteros (aficionados o no) con este delicioso fruto de temporada.

Aunque esta receta hace un par de semanas que la tenia preparada, no ha sido hasta esta semana cuando he decidido compartirla con vosotr@s y no porque todo el mundo se haya puesto a compartir las recetas con cerezas. Sino, porque esta semana daremos la bienvenida oficialmente al verano (día 21) y para mí esta es la mejor manera de inaugurar esta nueva estación, con una de los frutos  más característicos.
No se si os pasará a vosotr@s, pero para mí no llega el verano hasta que las tiendas no quedan inundadas de cerezas, sandías y melones. Es como la manera de ver que la primavera se desvanece para dar paso al "temido" verano.



Pero no solo esta semana le damos la bienvenida al verano sino que también se celebra la verbena de San Juan o la noche mágica el próximo 23-24 por la noche.

Nosotros seguramente este año hagamos algo diferente, para salir de esa rutina de la que muchas veces entramos en modo de bucle y cuesta abandonar para sentir nuevamente como nos golpea un soplo de aire fresco en la cara.
También servirá para recargar pilas después del intenso semestre y dar finalmente por cerrado este semestre para centrarme en las próximas ultimas asignaturas que me quedan antes de empezar las practicas. Pero esto será a partir de Septiembre, que siempre mi mente suele correr más de lo que debería.

Ahora centremos en el tema de hoy, que es la receta. La verdad que no es complicada de preparar y desde que descubrí que los helados caseros nada tienen que ver (en sabor) con los que encontramos en supermercados me he aficionado a prepararlos de mil maneras y sobre todo a probar sabores nuevos. Este es uno de ellos, ya que nunca me ha llamado probar el helado de cereza y a partir de ahora forma parte de mi lista de favoritos junto con el de vainilla con nueces y caramelo ( que también tenéis en el blog).

Como siempre os dejo con los ingredientes y más abajo con la preparación. También tenéis al final del post la ventanita del vídeo con mi truco para deshuesar las cerezas.


Ingredientes

200 o 250 g de cerezas sin piñón o hueso
2 cucharadas de zumo de limón
150 g de miel
100 g de mascarpone
100 ml de leche entera
100 ml de nata para montar con el 35,1% M.G
1 cucharadita de vainilla



Preparación

Empezaremos lavando y quitando los huesos a nuestras cerezas ( en el vídeo os doy un truco para hacerlo más rápido).
Ponemos un cazo en el fuego y vertemos la cerezas deshuesadas, el zumo de limón y la miel. Calentaremos para preparar como una especie de almibarado, cocinaremos unos 5 minutos hasta que empiece a ligeramente espesar y las cerezas estén blanditas.
Una vez lista la preparación trituramos con un turmix y llevamos a la nevera para que enfríe mientras que prepararemos la otra parte de la receta.

Por otro lado mezclamos el mascarpone junto con la leche, la nata y la vainilla, batimos unos segundos hasta que tengamos una mezcla homogénea. Reservamos en la nevera unos 15 minutos.

Una vez que tengamos las dos preparaciones frías, las sacaremos de la nevera y las mezclaremos con movimientos envolvente para aportarle aire a nuestro helado. Esto hará que nuestro helado tenga una textura más cremosa.

Verteremos un nuestra heladera para mantecarlo unos 30 minutos ( esto dependerá del tipo de heladera que utilicéis) o en el caso que no tengamos heladera llevaremos la crema al congelador en un recipiente hermético y pasada una hora la sacaremos, batiremos con unas varillas eléctrica y llevaremos nuevamente al congelador ( esto lo realizaremos 2 veces más).



Os comparto el vídeo donde podréis ver mi truco ( que no es nada novedoso) para quitar los huesos y donde podéis ver la receta en movimiento.



 Ahora solo me queda desearos una buena y divertida verbena de San Juan, que tengáis una buena semana.....Nos vemos la próxima semana.

Besosss

lunes, 11 de junio de 2018

HELADO DE PIÑA COLADA


¡¡¡Muy buenos días!!! Esta semana es de esas moviditas, tipo non stop, ya que mi peque cumple 2 añitos y estoy en pleno proceso de la creación de lo que será su tarta de cumpleaños. Una cosa tengo clara, llevará personajes infantiles y será completamente comestible.
¡Ah! otra cosita más, No llevará fondant.

Ya tengo el diseño casi terminado, ahora solo me queda meterme en la cocina y plasmarlo entre harina, mantequilla.......

Pero ahora centrémonos en la receta de esta semana, que la tarta en cuanto la tenga os la compartiré por RRSS.
Esta semana os traigo un helado refrescante, cremoso y explosivo en sabor.
Es una receta muy sencilla y la piña no hace falta que sea fresca, puede ser congelada o en lata en su jugo. Si esta receta la van a consumir niños utilizad el extracto pero en el caso que esta receta NO la vaya a consumir niños podéis sustituir el extracto de piña colada por licor de coco  (tipo Malibú o Coco loco).

En la preparación os explico como preparar nuestro helado sin necesidad de tener heladera, es un poco más lento que utilizando la heladera. También os comento que el tiempo puede variar según el tipo de heladera que utilicéis cuando mantequéis vuestra crema.
La leche de coco tiene que ser esa que van el lata, no sirven las bebidas de coco y recordad de agitar bién la lata para que las dos partes se mezclen  ( el agua y la pasta de coco).



Por ultimo os quería comentar,  que esta receta también la tenéis disponible en movimiento en mi canal de Youtube  y también esta sacada del libro de  Helados caseros de Verónica Losada os likeos el enlace por si queréis saber más sobre el libro.

Ahora ya os dejo con la lista de ingredientes y la preparación.

Ingredientes

140 g de piña troceada y pelada
120 g de azúcar
150 ml de leche de coco
250 ml de nata para montar (35,1% M.G) bién fría
1/2 cucharadita de extracto de piña colada o 40 ml de licor de coco




Preparación

En un vaso para batidora trituraremos la piña, la leche de coco, el azúcar y el extracto de piña colada. Esto lo haremos hasta que todos los ingredientes estén bién mezclamos y triturados.

Por otro lado montamos la nata, esta tiene que estar bién fría para que quede bién montada.

Ahora solo nos quedará mezclar las dos preparaciones con movimientos envolventes, esto nos ayudará  a que nuestro helado quede aireado y a la hora de mantecarlo este no se cristalice.

Vertemos en la heladera la crema y mantecamos unos 30 minutos. En el caso que no tengamos heladera lo realizaremos de la siguiente manera:
 En un recipiente hermético a poder ser forrado con papel sulfurizado ( papel de horno) verteremos nuestra crema, llevaremos al congelador 1 hora y pasada esa hora sacaremos el recipiente del congelador, batiremos con unas varillas eléctrica y volveremos a llevar nuevamente al congelador otra hora. Estos pasos los realizaremos 2 veces más y dejaremos en el congelador hasta que lo vayamos a consumir.



Cuando queramos hacer bolas de helado, os recomiendo que saquéis el recipiente del congelador unos minutos antes y sumergir en agua muy caliente nuestra cuchara para hacer bolas de helado.
Es algo sencillo, pero esto os ayudará a que os salgan una bolas de helado preciosas.


Aquí os dejo como siempre la ventanita para que disfrutéis de la receta en formato vídeo.



Nos vemos la semana que viene con otra nueva receta.
Besosssss.

lunes, 28 de mayo de 2018

HELADO DE AVELLANAS Y CHOCOLATE


¡¡Muy buenos días!! Por fin empiezan mis vacaciones estudiantiles, no os podéis imaginar lo descansada que me he quedado después de ver que me e quitado esa dichosa asignatura que me llevaba de cabeza desde hace dos semestres. ¡¡¡Uffff que descanso!!!

Cambiando de tema. El pasado miércoles o jueves os pregunté por Instagram que receta os apetecía para hoy. Os dí dos opciones, la primera una charlota y la segunda este helado, como veis ganó el helado por goleada.

Así que  por fin inauguramos  temporada de helados, sorbetes, granizados y todo tipo de recetas frías, no sé vostr@s pero yo estaba deseando y tenia unas ansias vivas de empezar con este tipo de recetas.

Os voy a contar un poco sobre la receta, esta receta esta sacada de un libro que descubrí y me auto-regalé en San Jordi el pasado mes de Abril ( en otro sitios es el día del libro) el libro es de Verónica Losada y es una de esas maravillas que uno se encuentra sin buscar, dejándote con unas ganas tremendas de ponerte a probar cada una de las recetas que componen el libro. Aunque parezca mentira me he pasado un mes esperando este momento de poderos compartir algunas recetas de este libro y esta es una de las primeras de la lista. En esta receta se junta dos ingredientes que juntos me encantan, las avellanas y el chocolate, os suena o recuerda a algo...... Os refresco la memoria, a la nocilla saludable. ¡¡¡YAASSSS!!!



Si en este momento empiezan a surgiros las dudadas típicas de....
-Vale, pero yo no tengo heladera así que como lo hago.
-Me quedará igual aunque no tenga heladera
-El chocolate tiene que ser de un porcentaje en concreto de cacao

A todas vuestras dudas os respondo en un  tris.....
-Si, no hace falta que tengáis heladera lo único que os ahorra tiempo a la hora de solidificar el helado.
-Os quedará exactamente igual siempre que sigáis los pasos al pie del dedillo (abajo en la preparación os lo explico sin heladera) Congelador 1 hora, batir con varillas eléctricas, congelador y repetir esto 2 veces más.
-No hace falta que tenga un porcentaje de cacao en concreto pero si que debe ser negro y fácil de fundir.

Aunque en esta foto no esta bién mantecado el helado, ya que le faltaban unos minutos y el ansias ( que es mala consejera) me pudo sacarla antes de tiempo de la heladera. El sabor de este helado es increíble  y cuando empiezas te cuesta la vida parar. Bueno, cuando te has comido la tarrina entera de nada más y nada menos de medio kilo.

Como seguramente estaréis deseando poneros a preparar la receta, voy a dejar de enrollarme y os voy a dejar con la lista de ingredientes.
También tenéis esta receta en formato vídeo, como siempre tenéis la ventanita en el final del post.

Ingredientes

2 yemas de huevo
90 g de avellanas tostadas
115 ml de leche entera
200 ml de nata para montar 35,1% M.G
120 g de azúcar
110 g de chocolate negro
1 pizca de sal




Preparación

En un procesador de alimentos trituramos las avellanas hasta obtener una especie de pasta.
Vertemos en un cazo la leche, la  mitad de nata (100 ml) y la pizca de sal. Llevamos al fuego hasta que empiece a hervir.
Por otro lado, mezclaremos las yemas con el azúcar hasta que estas empiecen a blanquear y aumenten de volumen.

A la mezcla que tenemos en el cazo hirviendo ( leche, nata, sal) le añadimos la pasta de avellana hasta que estén  incorporadas y seguidamente añadimos las yemas blanqueadas hasta formar una mezcla homogénea. Bajamos el fuego a medio -bajo y sin dejar de remover espesamos la mezcla.
Una vez que la tengamos ligeramente espesa, la retiramos del fuego para que enfríe.

En un bol o cuenco derretimos en el microondas el chocolate junto con la otra mitad de nata (100ml) en intervalos de 30 segundos, removiendo entre cada intervalo.
Añadimos la preparación del cazo al bol o cuenco del  chocolate y removemos hasta que estén todos los ingredientes bién integrados.

Tapamos el bol o cuenco con film transparente a piel ( contactando con lo que será nuestro helado) y dejamos enfriar toda la noche en la nevera.

Al día siguiente vertemos la crema en nuestra heladera y mantecamos nuestro helado ( esto puede tardar unos 30 minutos dependiendo de la heladera)
Para conservarlo, vertemos el helado en un recipiente hermético y lo llevamos al congelador. A la hora de consumirlo los sacamos unos minutos antes para que el helado se ablande un poco.

En el caso que no tengamos heladera.......Vertemos la mezcla en un recipiente hermético y llevamos al congelador 1 hora, pasadas esa 1 hora sacamos el recipiente y con las varillas eléctricas batimos unos segundos para aportarle aire a la mezcla y para que el helado no se cristalice. Volvemos a llevar al congelador y realizamos lo mismo 2 veces más.



Aquí os dejo la ventanita para que la veáis también en formato vídeo.




Espero que disfrutéis de la receta y que os guste tanto como a mí. Nos vemos la semana que viene con otra nueva receta.
Millones de besos.

lunes, 7 de agosto de 2017

MIKO LÁPIZ CASERO


¡¡¡Muy buenos días!!! Estoy a pocas horas de empezar mis vacaciones, el año pasado solo pudimos disfrutar de una escapada de 3 días ya que la peque era muy muy chiquitina para poder irnos de acampada. Pero este año disfrutaremos el doble, para recuperar los días que no pudimos disfrutar el año pasado. También he de reconocer que me da un poco de nerviosismo este año, ya que montar la tienda mi marido y yo solos con dos críos y uno de ellos un bebe puede ser un poco bastante estresante, pero nos tendremos que armar de paciencia y esperar a que nos pille en la sienta de la peque para montarla rápido.

Por cierto, tengo que actualizar el apartado sobre mi porque esta un poco anticuado (nota mental: para septiembre actualizar y haz algo original).

 Como podéis ver en las fotos hoy os traigo un clásico de cuando eramos pequeños ( si naciste en los 80 te acordarás y si naciste antes o despúes seguramente también). No se si os pasaría a vosotr@s también pero siempre tuve la curiosidad de como habían introducido esa "supuesta" mina de chocolate en el centro del helado y ahora ya tengo en mi poder el truco el almendruco ( ahora soy más feliz). Y como soy una persona dadivosa o generosa ,como siempre os comparto los trucos que voy encontrando por mi andadura dulce.

Hoy no os lo pongo tan difícil si habéis preparado la receta de la semana anterior, la crema para el helado de vainilla, ya tenéis casi todo el camino andado y si por lo contrario no la preparasteis, a que esperáis a prepararla que esta ¡¡Deliciosa!!.



No me digáis que no han quedado igualitos y el sabor.... más rico aún que los originales, porque como no utilizamos ni conservantes, colorantes, etc y al hacerlos nosotros utilizamos los ingredientes con mejor calidad eso se acaba notando en el resultado final.

Ahora ya os dejo con la lista de ingredientes y seguidamente con la preparación. Si tenéis alguna duda o consulta dejar un comentario y os responderé lo más rápido posible.

Ingredientes


500 ml de nata para montar 35,1% M.G ( divididas en 2 partes)
1 cucharadita de vainilla en pasta
3 yemas de huevo
75 ml de leche condensada ( alrededor de 3 cucharadas)
175 ml de agua
100 g de azúcar
1 cucharada de maicena

100 g de chocolate negro
cañitas o pajitas de grosor medio



Preparación

Empezaremos preparando el helado de vainilla o mejor dicho la crema del helado.

En un cazo mezclamos la leche condensada con el agua, mezclamos hasta que la leche condensada se disuelva y reservamos un poco en un vaso (esta cantidad la utilizaremos más adelante). Añadimos al cazo una parte de la nata (250 ml), la vainilla y el azúcar. Llevamos a ebullición la mezcla.

Por otro lado batimos las yemas hasta que blanqueen y aumenten de volumen.
Vertemos poco a poco la mezcla anterior a las yemas, sin dejar de remover para que las yemas no se cuajen.

En el vaso que teníamos reservado (leche condesada diluida en agua), añadimos la cucharada de maicena y mezclamos.

Ahora vertemos en un cazo la mezcla de las yemas (yemas, leche condensada diluida, nata, etc) junto con el vaso (maicena, leche) del punto anterior. Llevamos el cazo nuevamente al fuego hasta que la mezcla espese ligeramente.

Para enfriar más rápido la mezcla haremos un baño frío. En un bol amplio lo llenaremos de agua y hielo, así pondremos el cazo (con la crema) y enfriaremos. Una vez que la mezcla esté fría/ temperatura ambiente añadiremos la otra parte de nata (250ml) y mezclaremos hasta obtener una mezcla homogénea.

Llevaremos la crema a la nevera y dejaremos refrigerar toda la noche.

El una heladera mantecamos nuestra crema de helado. Mientras se manteca prepararemos nuestras minas de chocolate.

Para ello derretiremos el chocolate en el microondas en golpes de 30 segundos ( con la calor que hace solo hará falta 30 segundos). Preparamos papel de hornear en nuestro sitio de trabajo y cortamos las cañitas/ pajitas  a la medida de nuestro molde para el helado.

Hacemos sitio en el congelador para poder colocar nuestras pajitas rellenas.

Vertemos el chocolate fundido en una manga pastelera y rellenamos nuestras pajitas. Cuando las tengamos todas rellenas las trasladamos a l congelador un par de horas.

Cuando ya estén solidas, con la ayuda de una brocheta de madera empujamos por un extremo de manera que la mina salga por el otro extremo. Reservamos en el congelador hasta que las vayamos a utilizar.

Ahora rellenamos un poquito el molde con el helado de vainilla, ponemos nuestra mina de chocolate lo más centrada posible y acabamos de rellenar el molde con el helado de vainilla sin dejar ningún hueco.
Para que no se derrame nuestro helado por todo nuestro congelador y acaben tanto los moldes como el congelador llenos de helado de vainilla, pondremos los moldes en vertical y así se congelarán sin perder la forma.
 Los moldes que yo compré, si no recuerdo mal són de Mega Silvita os enlazo los moldes haciendo Clic aquí y también os pongo fotos por si los queréis buscar en otros sitios.

Nombre de los moldes: push- up



Cuando ya tengamos todos nuestros moldes rellenos, los dejamos un mínimo de 2 horas en el congelador antes de que los vayamos a consumir.

Si le queremos dar un toque original a nuestros moldes los podemos forrar con un  papel decorativo y pegarlo al molde con cinta de doble cara.


¡¡¡Buenoooooo!!! Ahora ya sí que sí, me despido hasta Septiembre, a sido una temporada muy corta pero he intentado en estos pocos meses compartidos daros lo mejor de mí.
Hasta Septiembre con mucho amorrrrrrrr.
Besos 

lunes, 31 de julio de 2017

HELADO DE VAINILLA CON NUECES Y CARAMELO


Hoy os traigo mi receta favorita del mundo mundial (carita de muñeco babeando) La verdad, no sé como no os lo había compartido hasta hoy porque mira que hasta he llegado a soñar con ella. Supongo que seria por compartiros recetas más simples o sencilla, ya que no a todo el mundo le gusta pasarse horas y horas en la cocina.
Este helado lo como hasta en invierno cuando tengo uno de esos días super galochos de dulce y aunque el frío apriete fuera, también cae una buena bolaza.

Os cuento un poco sobre la receta. Aunque tiene muchos pasos de preparación y os puede parecer un poco dificultosa cuando la leáis, os comento que no es tan tediosa su elaboración. El caramelo lo podéis tener hecho en la nevera ya que aguanta más de una semana ( si habéis preparado la receta de Postre en vaso seguramente os sobró caramelo). Si tenéis heladera os quitará mucho trabajo y no tendreis que mantecar el helado manualmente ( que suele hacerse durante unas 6 horas, más abajo os lo explico mejor) en Lidl suelen poner unas que valen alrededor de 12€ (que es la que yo utilizo) que hace el apaño bastante bién.

También os enlazo el vídeo donde podréis ver como se hace el caramelo por si no queréis leer tanto (Clica encima)

Por ultimo queria deciros que si os mega encantan los helados de la marca häagen-dazs este tiene muy poco que envidiarle al de vainilla con nueces de macadamia, tanto en sabor, textura, etc. Os aseguro que en casa es el helado Top por excelencia todos los veranos.
Como no os quiero saturar con un post muy extenso os dejo con la lista de ingredientes. También comentaros que esta es la penúltima receta de la temporada, así que aún queda otra receta más, antes de irme de vacaciones.

Ingredientes

500 ml de nata para montar 35,1% M.G ( divididas en 2 partes)
1 cucharadita de vainilla en pasta
3 yemas de huevo
75 ml de leche condensada ( alrededor de 3 cucharadas)
175 ml de agua
100 g de azúcar
1 cucharada de maicena

75 g de nueces
caramelo ( teneis la recta en este enlace Postre en vaso)


Preparación

En un cazo mezclamos la leche condensada con el agua, mezclamos hasta que la leche condensada se disuelva y reservamos un poco en un vaso (esta cantidad la utilizaremos más adelante). Añadimos al cazo una parte de la nata (250 ml), la vainilla y el azúcar. Llevamos a ebullición la mezcla.

Por otro lado batimos las yemas hasta que blanqueen y aumenten de volumen.
Vertemos poco a poco la mezcla anterior a las yemas, sin dejar de remover para que las yemas no se cuajen.

En el vaso que teníamos reservado (leche condesada diluida en agua), añadimos la cucharada de maicena y mezclamos.

Ahora vertemos en un cazo la mezcla de las yemas (yemas, leche condensada diluida, nata, etc) junto con el vaso (maicena, leche) del punto anterior. Llevamos el cazo nuevamente al fuego hasta que la mezcla espese ligeramente.

Para enfriar más rápido la mezcla haremos un baño frío. En un bol amplio lo llenaremos de agua y hielo, así pondremos el cazo (con la crema) y enfriaremos. Una vez que la mezcla esté fría/ temperatura ambiente añadiremos la otra parte de nata (250ml) y mezclaremos hasta obtener una mezcla homogénea.

Llevaremos la crema a la nevera y dejaremos refrigerar toda la noche.

Al dia siguiente....... Cortaremos la nueces en trocitos muy pequeños (esto va a gustos, si  no os gusta encontraros tropezones podéis triturarlas) añadiremos 2 o 3 cucharadas de caramelo y mezclamos. Reservemos
En una heladera mantecamos el helado. Cuando tengamos mantecada la crema, añadimos las nueves caramelizadas y mezclamos.
En un recipiente hermético vertemos una parte de helado, añadimos unas cucharadas de caramelo ( en esto sed generosos). Vertemos el resto de helado y volvemos a incorporar cucharaditas de caramelo.
Llevamos al congelador un mínimo de 2 horas antes de consumir.

Si no disponemos de heladera, llevamos la crema de vainilla al congelador 2 horas, sacamos y removemos con unas varillas. Cuando la crema empiece a congelarse y a ponerse como cremosa añadimos las nueces caramelizadas. Mezclamos, añadimos cucharadas de caramelo y volvemos a llevar al congelador un par de hora más. En total lo haremos 3 veces y el tiempo total serán unas 6 horas hasta que tengamos el helado en la consistencia perfecta.



Espero que os guste y disfruteis de la receta tanto como nosotros en casa. Nos vemos la semana que viene con la última receta de esta temporada.
Muchos besosssss

lunes, 24 de julio de 2017

HELADO DE PLÁTANO Y CHOCOLATE


Hace unas semanas se estrenó en todos los cines Españoles la película de Mi Villano Favorito 3 y como le prometí  a mi hijo unos meses atrás que en cuanto la estrenasen iríamos a verla, nada más verla en cartelera, al cine que nos fuimos.
Estando en la cola para coger unas palomitas y alguna cosilla más, no me pude resistir en cogerle este cubo metálico super molón que por cierto iba con un también vaso molón. A lo que iba, estando en la cola para entrar en la sala, ya con nuestras palomitas, me vino a la cabeza la palabra BA-NA-NA!! (jajajajaja) No os pasa que cuando veis un minion os viene esa palabra a la cabeza, a mi me pasa siempre.

Aunque en casa somos más de plátanos que de bananas (supongo que nos gusta más el sabor y porque nos tira el producto más cercano).

Nada más llegar a casa despúes del frió en mayúsculas que pasemos en el cine (Consejo: si vais al cine en verano llevaros pantalón largo y una chaquetilla) me entraron unas ganas tremendas de comer chocolate y como aún tenia la gracieta de la palabra BANANAAAA!!! me vino a la cabeza esta receta. Así que cogí mi libreta donde apunto las cosas que se me ocurren, recetas que me gustaria preparar, etc y apunté que sabores predominarían, en que tipo de formato y algo fundamental que no llevase azúcares refinados.
Y finalmente entre diferentes experimentos, fallos y aciertos acabó saliendo esta sencilla receta de helado que se prepara en 3 minutos. Pero lo más importante es que esta de muerteeeeee  (modo babeo como Homer Simpson)

Ahora que os he dejado con todaaaa el ansia viva, os dejo con la lista de ingredientes y la preparación.


Ingredientes

250 ml de nata para montar con el 35,1% de M.G
2 plátanos maduros
2 cucharadas de cacao en polvo ( yo utilicé mi favorito el de la marca Hershey, aunque también sale rico con el Valor)
2 cucharadas de sirope de agave
3 cucharadas de miel
1 plátano a rodajitas para decorar (opcional)

Preparación

En un vaso batidor o una batidora eléctrica pondremos todos los ingredientes menos el plátano a rodajas y trituraremos todos los ingredientes un par de minutos a máxima velocidad.
Vertemos la mezcla en un recipiente hermético, ponemos rodajas de plátano y lo llevamos al congelador. Pasadas 3 horas sacamos el recipiente del congelador y con unas varillas removemos la mezcla unos segundos (esto sirve para que no se cristalice el helado), volvemos a llevar al congelador unas 3 horas más y volvemos a repetir el paso anterior.
Llevamos nuevamente el recipiente al congelador y lo dejamos en él hasta el día siguiente.

Si tenéis una heladera, os podéis saltar los pasos del congelador y simplemente mantecar la mezcla en ella.


Espero que os guste esta receta y nos vemos la semana que viene con otra nueva receta que también será fresquita.
Besossss precios@s.

domingo, 2 de julio de 2017

POLO DE LIMA Y GROSELLAS


Buenos días y feliz entrada de mes de Julio. Madre mía, que rápido pasa el tiempo que sin darme cuenta ya ha pasado medio año. Pero de momento vamos a seguir disfrutando de los meses que calorcito que aún nos quedan por delante y de las muchísimas tardes de piscina/playa.
¡Que os traigo hoy para "defendernos" de estas calores! pues unos ricos y refrescantes polos de lima con grosellas.
La receta es hiper-sencilla de preparar y tan solo tardareis unos 3 minutos en prepararla, si ya tenéis preparado de ante mano el sirope y si no sabéis como prepararlo en la receta anterior  ( polos flash) la tenéis o al final de este post en la vídeo-receta también encontrareis la receta del sirope.

Como no hay nada mejor que probar las cosas para saber si algo está bueno o no, os dejo con la lista de ingredientes de la receta, la preparación y al final del post la vídeo- receta,  para que los preparéis y me digáis que os han parecido.

Ingredientes

La ralladura de 2 limas
El zumo de 2 limas
250 ml de sirope o azúcar invertido
Agua de coco hasta llegar a los 250 ml
Grosellas frescas





Preparación

Lavamos y rallamos la piel de dos limas. Las mismas limas que hemos rallado les extraemos el zumo.
En una jarra medidora grande, ponemos el zumo de las dos limas y hasta llegar a los 250 ml añadimos agua de coco. ( la cantidad de agua de coco dependerá de la cantidad de zumo de lima que saquemos de ellas)
En esa misma jarra añadimos la ralladura de lima, el sirope y unas cuantas grosellas. Mezclamos.
En un molde para helados ponemos unas pocas de grosellas y vertemos la mezcla para los polos.
Le ponemos los palos o las tapitas que lleve el molde.
Llevamos el molde al congelador y dejamos que congelen hasta el día siguiente.


Consejos:

-Si vais a utilizar palos de polo, os recomiendo que los mojéis un poco en agua para que estos que peguen más al polo y no acabemos con el palo en la mano.
-Si no tenéis agua de coco podéis utilizar agua normal.
-Podéis añadir unas hojas de menta para darle un toque diferente.


Aquí os dejo la vídeo-receta. Es la primera vez que pongo voz en off en un vídeo (ufff que nervios) ya me diréis que os parece.



Nos vemos en unos días. Besosssss

martes, 27 de junio de 2017

POLOS FLASH O POLINES CASEROS



¡¡¡¡Buenos y calurosos días!!!
¿Que tal ha ido la verbena? ¿ Y los calores? Por aquí la primera parte bién, pero la segunda así asá☺.... Pero no os preocupéis  porque para luchar contra el calor  hoy os traigo una receta super refrescante, llena de colores y sabores.
Os acordáis de los polos flash, esos que iban y van en una especie de funda de plástico ( no se si se llamaran así es todos los sitios),  puesssss hoy os traigo una versión muchisimo más saludable e igual o podría decir que mejor.
Habitualmente en estos tipos de polos (la versión original) utilizan un sirope con sabor y agua, pero en esta receta utilizaremos fruta natural, la que más nos guste. De este modo podremos preparar sabores que no existen en la versión tienda y sobre todo sabremos lo que estan comiendo nuestros hij@s, que es algo que a los padres/madres nos preocupa mucho.

Yo os he propuesto tres sabores con diferentes frutas de temporada (bueno naranjas solemos tener todo el año), el resto de combinaciones o sabores os lo dejo en vuestras manos. Se suele poner la misma cantidad de fruta que de sirope y podéis aumentar la cantidad de polos, siempre que pongáis las mismas proporciones de ambos.
En este caso os saldrán 4 polos de cada sabor y la capacidad aproximada de cada funda es de 70 ml ( os enlazo donde poder comprarlas clicando encima de la imagen).


Vale, vale!!!! Estaries pensando.... Y el sirope ese como se hace? Pues ahora os lo explico y para que no tengáis ninguna duda os compartiré en YouTube la vídeo receta.
Ya que  finalmente os dejé sin receta la semana pasada he pensado en compensaros con adjuntaros la vídeo receta de esta y de las próximas recetas.

Vamos al lío que esta calor no me deja coordinar bién y me ralentiza el ritmo.

Ingredientes para el sirope

500 g de azúcar blanco
500 ml de agua

Preparación
En un cazo ponemos el azúcar y el agua.
Llevamos el cazo al fuego y lo dejamos hasta que la mezcla empiece a hervir. Controlando que el azúcar esté bién disuelto.
Cuando empiece a burbujear lo dejamos así un par de minutos y lo retiramos del fuego.
Dejamos enfriar por completo y lo conservamos en un bote hermético de cristal en la nevera.

Os recomiendo preparar el sirope el día antes, pero de todas maneras se conserva perfecto en la nevera durante 1 semana.





Ingredientes

·Sabor a melocotón
200 g de melocotón
200 ml de sirope o azúcar invertido
3 cucharadas de zumo de limón


·Sabor a kiwi
200 g de kiwis ( en mi caso e utilizado los de color amarillo)
200 ml de sirope o azúcar invertido
3 cucharadas de zumo de limón

·Sabor a naranja
200 ml de zumo de naranja
200 ml de sirope o azúcar invertido
2 cucharadas de zumo de limón

Preparación

En una batidora de vaso o con una batidora de mano, pondremos la fruta troceada, el sirope y el zumo de limón.
Batimos / trituramos hasta que obtengamos una "crema" fina.
Pasamos la mezcla a una jarra medidora para que nos sea más fácil rellenar las fundas de polo.
Abrimos la parte superior de las fundas y vertemos la mezcla hasta la linea que marca la funda. Cerramos las fundas y las llevamos al congelador toda la noche.

Ya tenemos nuestros polos flash listos para comer.

Os comparto el link para que podáis ver la vídeo receta. Nos vemos en unos días con otra refrescante receta.

Besossss.



lunes, 5 de septiembre de 2016

HELADO RÁPIDO DE CHOCOLATE


¡¡¡Muy buenos días precios@s!!!!  Por fin volvemos a la carga, después de tantos meses desaparecida de estos mundos volvemos a topeeeeee. ¿Os habéis dado cuenta  de que he cambiado un  poco el diseño del blog? cada vez va quedando más como tengo en mente aunque faltan algunas cositas por poner a mi gusto, pero como todo lo voy haciendo yo....voy piano, piano conforme voy encontrado como hacerlo.

Me hubiese gustado estar más activa los últimos meses de mi embarazo pero entre médico, preparativos y cansancio, me fue imposible, así que preferí tomármelo con calma y prepararme para el momento del parto que  es cuando más energía se  necesita  del mundo.

Pero como recompensa, os he preparado un pequeño video de las cositas que hice/ preparé (que también me gusta hacer cositas DIY, no solo vive una de dulces jijijijijji ) para decorar la habitación de la peque y como quedó provisionalmente la habitación. Porque irá cambiando conforme pasen los meses, ya que el primer año de vida dormirá en nuestra habitación como hice con mi primer crio.
También queria comentaros que todo fue bastante bién y aunque la recuperación en este parto fue un poco más lenta, tanto la cría como yo salimos bien ( lo escribo por si os interesa.....). Aunque de esto hace casi 3 meses, ya que la peque nació el 14 de Junio, así que ahora ya esta un poquito bastante crecidita :-)

                                     


Otra cosa que os queria comentar como "novedades" es que me podeis seguir por instagram y por youtube, ya que he abierto cuentas en los dos sitios. En youtube iré subiendo cuando pueda videorecetas y en instagram algún momento del día (en youtube ya tenéis disponible un video).

Os contaría tantas cosas......cosas que me han ido rondando por la cabeza, cosas que me han ido pasando estos meses..... pero no os quiero saturar así que intentaré ir dosificando post a post y tampoco quiero que este post sea tipo libro.

Ahora  os dejo con la receta de hoy que es super fácil, rápida y super buena. Os dejo con los ingredientes.



Ingredientes

200 g de chocolate
500 ml de leche evaporada
3 cucharadas de azúcar

Preparación

En un bol ponemos la leche evaporada y la llevamos en el congelador más o menos 1 hora ( hasta que tenga un capa congelada por arriba pero que por abajo este aún líquida)

Fundimos el chocolate en el microondas en procesos de 30 minutos (como es verano se derretirá rápido)

Mientras que el chocolate se templa, montaremos la leche evaporada con una varilla hasta que doble de volumen.

Añadimos el azúcar mientras que batimos e incorporamos el chocolate sin dejar de batir.

Vertemos la mezcla en un bol o tupper apto para congelador  y lo introducimos en el congelador. Más o menos cada hora sacamos el bol o tupper y batimos la mezcla con las varillas. Así hasta unas 3 veces y dejamos en el congelador un mínimo de 6 horas o toda la noche, que es lo que suelo hacer yo.




Espero que disfruteis de esta rica y rápida receta, ya que como aún hace bastante calor esta receta os irá genial para pasarla con buen ánimo.
Por hoy me despido y nos vemos dentro de muy poco con otra receta rica.

Millones de besos y abrazos.

jueves, 16 de julio de 2015

HELADO DE MASCARPONE Y CEREZAS


¡¡¡A los buenos días!!! ¿Como vamos con el tsunami de calor que estamos teniendo? Madre mía se pone una hasta de mala leche con tanta calor y para más inri en Barcelona estamos sufriendo un efecto invernadero por culpa de los elevados niveles de contaminación, ¡¡Esto es pa morirse!!.

Ya que no hay manera de quitarse esta calor de encina, pero si que hay formas para refrescarse aunque sea por ratos y como hace unos días os comenté  que me faltaba una receta más por publicar del libro de Sandra Mangas (La receta de la felicidad). Pues aquí esta la receta, me ha costado decidirme entre las maravillas que contiene el libro pero esta me enamoró en el segundo uno en que la vi.

Me ha servido para quitarme la mala uva de encima y espero que también para quitárosla a vosotr@s también, pero sobre todo para refrescarme de una manera........... ni palabras tengo para describiros esta delicia de helado. Imaginaos que mi marido odia el queso y este helado le a EN-CAN-TA-DO (a modo secreto sigue sin saber que era con queso, bueno ahora se estará enterando).




Os dejo con los ingredientes y con la preparación de la receta, que voy a seguir buscando y preparando las cositas nuevas que quiero poner en el blog (vaya trabajo trae poner cualquier cosita, aunque no se aprecien a modo global).

Ingredientes

·Compota de cerezas
250 g de cerezas deshuesadas
5 cucharadas de azúcar
1/2 zumo de limón
1 cucharadita de maizena (5ml)

·Helado o Crema
250 ml de leche
200 ml de nata para montar (35,1% M.G)
130 g de azúcar
300 g de mascarpone

Preparación

Empezaremos haciendo la compota. En un cazo pondremos las cerezas, el zumo  y el azúcar durante 10 minutos.Añadimos la maizena y removemos durante unos minutos, hasta que espese.
Dejaremos enfriar y conservaremos en el frigorífico.



Por otro lado prepararemos la crema de helado.
Previamente prepararemos un baño frío para enfriar rápidamente la crema, ¿como?, en un bol ponemos hielo y agua para que esta se ponga bien fría.
En un cazo pondremos la leche y la nata hasta que hierva, retiramos del fuego. Añadimos el mascarpone y mezclamos.

Introducimos el cazo en el baño frío previamente preparado y vamos removiendo hasta que la crema se enfríe por completo, teniendo cuidado de que el agua no toque en ningún momento la crema (que sino la pifiamos).
Guardaremos la crema en un taper (recipiente hermético) en la nevera hasta el día siguiente.

Introducimos la crema en la heladera y mantecamos  o lo podemos hacer de manera manual; introduciendo la crema en el congelador en un taper. Batiremos cada 1/2 hora durante las 2 o 3 horas primeras.

Guardaremos el helado en un recipiente hermético y alternaremos cucharadas de helado con cucharadas de compota. Taparemos con film trasparente y llevaremos al congelados unas 24 horas antes de consumir.



Ahora solo me queda despedirme de vosotr@s  y deciros que en un par de semanas me voy de ¡¡¡VACACIONES!!!!.
¡Ahí que ganas tengo de empezarlas!

Miles de besos y como siempre si os a gustado la receta  compartidla.

jueves, 9 de julio de 2015

HELADO DE MORAS SILVESTRES



¡¡Buenos días!! Con este tsunami de calor que estamos teniendo, no hay ni un alma que se meta en la cocina y encienda el horno. Este año no se si soy yo pero esta calor está a punto de derretirme al completo y acabar esparramada por el suelo de casa (¡¡¡Ufff, que muerooooo!!!), hasta estoy pensando en hacer como los Incas y los Mayas, invocar a la lluvia con canticos y bailes o si hace falta haciendo el pino-puente.
Pero mientras que esto da resultados, lo mejor que se me ha ocurrido hacer es ponerme hacer helados como una posesa.
Esta es la segunda receta que publico del libro Polos & Helado de Sandra Mangas y aún me queda otra más por publicar. Como encima tuve la suerte de encontrar las moras silvestre y de contar con unos ayudantes de lujo para la recolecta de esta rica fruta o baya (toda la familia recogiendo moras de los arboles, los niños y los no tan niños disfrutemos como nunca). Cogimos más o menos unos 800 g de moras silvestres y acabemos pegajosos hasta decir basta (jajajaja, que pena que no tenga ninguna foto de ese momento para poder compartirla con vosotr@s).

Pues con esa cantidad acabé preparando este delicioso helado (por cierto tengo que llevarle a mis estupendo ayudantes) y también la mermelada, ya que teniendo tan magnifico producto era una grandiosa pena acabar comprando una en el super. Y como una mermelada casera no hay nada en el mundo que la pueda suplir.

Si no habéis encontrado la mermelada de moras silvestres por ningún sitio o simplemente la queréis hacer vosotr@s se puede preparar de una manera muy sencilla.



Mermelada de Moras

·Necesitaremos: 400 g de moras silvestres, 4 cucharadas de azúcar, 1 lámina de gelatina neutra y 1 cucharadita de zumo de limón.
·Elaboración: En un cazo pondremos las moras, el azúcar y la cucharadita de zumo de limón. Dejamos cocer unos 15 minutos.
En un vaso con agua fría ponemos la lámina de gelatina para que se hidrate.
Cuando la gelatina esté hidratada la incorporamos al cazo y dejamos que cueza unos minutos con la mezcla.
La tendremos lista cuando al coger una pequeña cantidad de mermelada con los dedos esta: forme hebras al separarlos o este como untuosa.

Si NO os gusta notar "como las bolitas", podéis pasar por un colador la mermelada y así os quedará más fina. Pero si os gusta de una manera más rustica pero sin tropezones, la podéis pasar por el turmix.

Esterilizamos un bote de cristal y vertemos la mermelada completamente fría en él.

Ahora podemos usarla para preparar nuestro helado o hacer más para tomarla también en el desayuno.
Ingredientes

·Sirope de moras
350 g de moras silvestres
1/2 zumo de limón
3 cucharadas de azúcar
1 cucharadita de maizena

·Helado de moras
350 g de mermelada de moras silvestres
500 ml de nata montada 35,1% M.G muy fría
1 cucharada colmada de azúcar
la 1/2 del sirope de moras


Preparación

 Empezaremos preparando el sirope de moras. Ponemos todos los ingredientes en un cazo menos la maizena. Cocemos unos 20 minutos removiendo de vez en cuando. Añadimos la maizena y removemos hasta que espese.
Colamos y dejamos enfriar.


Ahora prepararemos el helado de moras. Montamos la nata con las varillas. Añadimos la mermelada de moras y la mitad del sirope que previamente teníamos preparado. Mezclamos con la ayuda de una espátula de abajo arriba, sin sobre mezclar.


Ponemos la crema en la heladera y mantecamos. También se puede hacer de manera manual como os digo en la receta  de helado de cocohelado de sandía.
Finalmente iremos poniendo cucharadas de helado y cucharadas de sirope en un recipiente hermético (taper, etc). Taparemos con film transparente y llegaremos al congelador unas 24 horas.


Ahora solo nos queda coger una gran cuchara y ponernos a comer esta delicia para quitarnos un poco esta pegajosa calor.
Nos vemos pronto y os diría muchos abrazos pero va ser mejor dejarlos para otro día.


Y si os ha gustado la receta..... ya sabéis compartid.

jueves, 2 de julio de 2015

HELADO MINI MILK CASEROS


Como este post lo hice hace algunos años y he preferido dejar el texto como estaba, aunque he actualizado algunas de  las fotografías... Os comparto  más abajo o al final del post la ventanita para que veáis la receta en formato vídeo.


¡¡¡Buenos días galleter@s!!! Como podéis ver, esta semana no os traigo Una receta si no DOS recetas (¡¡Biennnnnnn!!).
He tardado mucho en estrenar uno de los fantásticos libros que me auto regalé en Sant Jordi (¡¡Por fin, ya era hora!!).
Pero hoy os hablaré de uno de ellos que va como anillo al dedo para la estupenda ola de calor que estamos padeciendo, ¡si, si padeciendo! porque ni estando todo el día en remojo se refresca uno.

Primero os hablaré un poquito sobre la autora del libro y por supuesto también del libro...Polos & Helados de Sandra Mangas.

Sandra es profesora de Administración de Empresas, madre de 2 niños y unas de las primeras blogueras que siguen triunfado en las redes con su fabuloso blog La receta de la Felicidad, el cual abrió en el 2008.
También es autora de los exitosos libros de cocina; Las recetas de la felicidadHappy CupcakesCon la comida no se juegaPolos & Helados y próximamente estrenará nuevo libro (  Y aquí una que no se lo va a perder).
Fue ganadora del premio al mejor diseño en el concurso blogueros cocineros 2012 y ganadora del premio Bitácoras al mejor Blog Gastronómico 2012. Os podría contar más cosas sobre ella pero lo mejor que podéis hacer es visitar su web y disfrutar tanto de sus libros, como de su precioso blog.

Y ahora, os explico un  poco sobre el refrescante libro que en estos momentos tengo entre mis manos.
Al principio tendréis una pequeña introducción, seguida de consejos para que os salgan a la perfección los helados y polos, como conservarlos y algunos truquillos infalibles.
En el podréis encontrar recetas de helados tanto clasicas (de esas de toda la vida y de la infancia), como helados más novedosos con sabores que te derriten, polos refrescantes para niños y para los no tan niños. Vamos un lujazo de libro para sorprender este verano a los de casa, a tus vecinos, a tus amigos......
Os comparto algunos títulos de recetas para que vayáis como locos a comprarlo o también podéis visitar su web o podéis esperaros a que os comparta otras dos recetas que tengo pendientes de publicar de este delicioso libro.

Ahí van algunos títulos:

Polo vampiro (drácula)
Helado de lacasitos (bueno a morir)
Helado lápiz (Miko lápiz)
Polo de violeta
Helado de Baileys
Helado de zanahoria
Polos flash
Helado de pistacho



Y así hasta llegar a 50 delicias super refrescante y exquisitas para el paladar. Con unas fotos que entran ganas hasta de chuperretear, cosa que no os aconsejo.

Como seguro que estáis deseando ir a por la receta ,aunque las fotos han salido más mal que bién (nota: Queridos reyes Magos para la próxima no vendría nada mal  una cámara Reflex).

Vamos a por ella que es super fácil de preparar.




Ingredientes

1 lata de leche condensada pequeña (350-370 g)
2 medidas de la misma lata pero de leche (aprox 500ml)
2 cucharadas Cacao soluble (Nesquik, Cola-Cao, etc)
2 cucharadas de cacao soluble sabor fresa

Prepración

En un cazo ponemos las leches ( todo menos los cacaos) y llevamos a ebullición. Retiramos del fuego.
Repartimos en  3 boles, en uno pondremos el cacao de fresa (removeremos hasta que se disuelva), en otro el cacao normal y en el último lo dejaremos como esta. Una vez templadas, las meteremos en la nevera hasta que estén completamente frías.


Rellenaremos los moldes con cada sabor y llevamos al congelador.
Pasada entre 1 y 2 horas , cuando la mezcla empiece a congelarse, colocaremos los palitos y volveremos a dejar en el congelador hasta que se congelen por completo (unas 24 horas).



Ahora solo queda desmoldar y disfrutar de estos deliciosos polos que os transportarán a los primeros helados que comisteis en la niñez. Al menos a mí me ha pasado y e vuelto a disfrutar como de cría comiendo el polo.
Nos vemos en unos días con más cositas frescas. Como siempre si tenéis dudas podéis dejar vuestro comentario, el cual estaré encantada de contestar.
Y si os ha gustado la receta compartirla.


PD: para desmoldar los helados después de sacar del congelador, pasando los moldes por agua templada por la base y los laterales.

Aquí tenéis el vídeo de la receta y nos vemos pronto.