Mostrando entradas con la etiqueta Helados. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Helados. Mostrar todas las entradas

viernes, 9 de octubre de 2020

MAGNUM CHEESECAKE DE CHOCOLATE BLANCO

Buenas galleter@s!! En los próximo días os iré compartiendo todas la recetas que he ido subiendo al canal de Youtube y que por falta de tiempo no he podido compartir por aquí.
Así que si queréis un avance de todas la recetas que os esperan,  solo os tenéis que dirigir al canal de YOUTUBE para  que veáis todas la nuevas receta.

Hoy os comparto estos deliciosos helados y tipo Magnum pero en versión cheesecake de moras y fresas.

Esta idea surgió a partir de que en la desconexión que suelo hacer en el mes de Agosto, nos fuimos a recoger moras y a parte de hacer unas galletas rellenas de mermelada de moras ( que cuando perfecciones la receta os la compartiré) pensé en hacer algo frío con ellas y que tampoco fuese lo típico de siempre.
El resultado esta maravilla de helados y como siempre que algo me encanta lo suelo compartir, pues allí van....aunque muchos de vosotr@ ya los habréis disfrutado ya que la receta la compartí por el mes de Septiembre.

El molde que he utilizado para darles esta forma los compré en Mega Silvita MOLDE MINI MAGNUM

No me enrollo más y os dejo con la receta, como siempre tenéis la receta en formato vídeo más abajo. 


Ingredientes

200 g de queso tipo philadelphia
400 ml de nata con el 35,1% M.G
4 láminas de gelatina ( unos 10 g)
150 g de azúcar ( unos 50 g para la mermelada)
150 g d frutos rojo o en mi caso moras y fresas
zumo de 1/2 limón





Preparación

Empezaremos poniendo a hidratar la gelatina en agua fría, unos 10 minutos.

Mientras que la gelatina se hidrata haremos una especie de mermelada. En un cazo pondremos los frutos rojos o como en mi caso las moras y las fresas, junto con el azúcar y el zumo del limón. Cocinaremos hasta que los frutos estén blanditos, escurrimos la gelatina del agua y añadimos al cazo.

Trituramos la mezcla con la ayuda de un turmix. Dejamos enfriar en la nevera mientras que preparamos el resto de la receta.

En el bol de la batidora pondremos a montar la nata , cuando esta empiece a montar añadimos el queso crema y mezclamos hasta que se integre.

Vertemos en la mezcla anterior la mermelada de moras/fresas y mezclamos con movimientos envolventes hasta que obtengamos una mezcla homogénea.

Rellenamos los moldes con la crema, colocando el palo en mitad de rellenado y acabando rellenar el molde.
Llevamos el molde al congelador un mínimo de 6 horas.

Pasadas las 6 horas y siempre que la crema esté bién solida. Derretimos el chocolate blanco  con una cucharadita de aceite vegetal, preferiblemente en un vaso alto, en golpe de 30 segundo en el microondas.

Desmoldamos nuestros helados y los sumergimos en el chocolate blanco, retirando el exceso de chocolate. Ahora podemos decorarlos con hilos de chocolate o podemos llevarlos al congelador hasta que los vayamos a consumir.



Os comparto la receta en formato vídeo por si os surgen dudas o por si sois más visuales.


Espero que os guste esta nueva receta y nos vemos proximamente.
Besos


jueves, 30 de julio de 2020

HELADO DE PISTACHO SALUDABLE


Buenas tardes galleter@s!!! Hoy os traigo uno de los helado más maravillosamente buenos ,saludables que he preparador hasta el día de hoy.
Os prometo que hasta yo que quedé sorprendida al probar el resultado final y al compararlo con el helado "no tan saludable" de pistacho no encontré apenas diferencias,  os juro que vais a alucinar con este helado.

Pero para darle la vuelta a la receta pensé en combinar la receta del lunes con la de hoy jueves y así no quedaban unos post excesivamente largos y así podías tener las recetas de manera individual , así que os dejo el enlace de las galletas de jengibre ( que también están de locura) AQUÍ LA RECETA.

Para decorar los sándwich helados opté por triturar pistacho y después rebozar los bodes o la parte de helado, pero podeis también bañarlos en un poco de chocolate que les darán un toque más goloso.



Antes de pasar a la lista de ingredientes os quería comentar que hasta el 7 de Septiembre no volveré por aquí y por el canal de Youtube, ya que tanto mi cuerpo como mi mente necesitas un descanso para volver con mucha fuerza en Septiembre. Porqué la situación vivida en estos últimos meses han sido muy duras a nivel emocional, personal, profesional.......y como vuelven o mejor dicho las curvas no se han ido con el tema covid y aún quedan muchos meses muy duros por los hospitales, he pensado que al menos parar por aquí para poder tomar aire.
Como  a nivel profesional no puedo disponer de una pequeña desconnexió ya que me estrené como sanitaria con el tema covid, a veces  a hay pensar con la razón y dejar un poco el corazón de lado.

Pero aunque este Agosto va ser de no para a nivel de mi trabajo principal o el que me dá de comer, tendré pequeños huecos para ir programando, probando y experimentado con la próximas recetas. 

Así que nos vemos en Septiembre y ahora ya os dejo con la lista de ingrediente.

Ingredientes

3 plátanos congelados
150 g de pasta de pistacho
155 g de anacardos en remojo
160 g de miel o sirope
80 ml de aceite de coco fundido
1/2 cucharadita de extracto de almendras (opcional)
1/2 cucharadita de extracto de pistacho (opcional)
1 pizca de sal




Preparación

Pondremos los anacardos en remojo unas 4 o 6 horas antes de realizar la receta. 
En el caso que no encontremos la pasta de pistacho la podemos hacer nosotros en casa triturando pistachos, retirando la cascara y que estos no estén salados, trituraremos hasta que obtengamos un polvo fino o hasta que obtengamos una especie de pasta.

En un procesador de alimentos que al menos tenga 1000W pondremos todos los ingredientes: los anacardos tiernos, los plátanos congelados, la pasta de pistacho, la miel o sirope, el aceite de coco fundido, los extractos y la pizca de sal.
Trituraremos  hasta que obtengamos una crema homogénea.

Ahora podemos hacer dos cosas.

Consumirla con cuchara, manteniendo el helado en un recipiente hermético en el congelador o en modo de sándwich helado.


Para realizarlo en modo sándwich, tenéis en el post anterior las galletas que he utilizado para esta receta y más arriba el enlace directo.

Prepararemos una bandeja de unos 23 cm forrada con papel de horno, vertemos la crema del helado y la extendemos por toda ella para que nos quede lisa y nivelada , tapamos el molde con film trasparente a piel y llegamos el molde al congelador unas 6 horas.

Al dia sacamos la bandeja del congelador y con la ayuda de un cortador redondo de unos 7 cm ( el que utilicemos para hacer las galletas), cortamos porciones de helado y lo introducimos entre dos galletas.

Como toque final podemos rebozarlos en pistacho o bañarlos en chocolate.
 

Para conservarlos en perfecto estado, los podeis colocar en un recipiente hermético como podeis ver en la foto de arriba.

Ahora os dejo con la receta en formato vídeo por si os surgen dudas o por si queréis ver la textura del helado.



Me despido hasta el 7 de Septiembre, os deseo un feliz verano.
Millones de besos galleter@s.




lunes, 29 de junio de 2020

HELADO DE STRACCIATELLA


Buenas tardes galleter@s!! Empezamos con las recetas de polos y helados, no os imagináis las ansias que tenia de empezar a compartir todas estas recetas.
Así que empezamos con esta maravilla de helado de stracciatella que tenia millones de ganas de compartiros, ya que hace semanas que la preparé y la volví a  preparar hace unos días.

Como veréis más abajo solo necesitaremos 4 ingredientes y para esta receta sí que será necesario una heladera o un poco de paciencia para que nos quede muy cremoso.
Este helado lo podeis mantener en el congelador durante 2 semana, siempre y cuando no lo devoréis antes.

También os quería comentar antes de pasar a la receta que a partir de ahora. las nuevas recetas saldrán todos los LUNES por la tarde, así que a partir de ahora todos los lunes tenemos una cita.

Inauguramos con esta delicia de helado que a los peques y tan peques os volverá locos.Así que os dejo la lista de ingredientes y más abajo tenéis la receta en formato vídeo.

Ingredientes
100 g de chocolate blanco
200 ml de leche
200 ml de nata
50 g de chocolate negro



Preparación

Prepararemos un recipiente o bol para cocinar al baño maría. Colocaremos el chocolate blanco en el bol, en el caso que no lo tengáis en pepitas o grajeas lo trocearemos. Añadimos la leche y la mitad de la nata (100 ml), cocinamos hasta que tengamos el chocolate completamente derretido.
Retiramos el bol del baño maría y con un turmix acabamos de mezclar los ingredientes, esto nos hará que la mezcla baje de temperatura más rápido. Mezclamos hasta que empecemos a ver como espuma.

Por otro lado montamos el resto de la nata con las varillas pero solo hasta que obtengamos una nata montada ligeramente.
Incorporamos la nata montada a la mezcla del chocolate y removemos hasta que tengamos una masa homogénea.

Vertemos en un recipiente hermético y de cristal. Llevamos el recipiente al congelador durante 2 horas.

En el caso que no tengáis el chocolate negro troceado, lo podeis empezar a trocear con la ayuda de un cuchillo y en trocitos muy muy pequeños.

Cuando hayan pasado las 2 horas añadimos el chocolate negro y mezclamos para que toda la crema tenga chocolate.Llevamos nuevamente el recipiente al congelador y dejamos enfría unas 4 horas más.


Aquí tenéis la receta en formato vídeo.


Nos vemos la próxima semana con otra nueva receta.
Millones de abrazos.

domingo, 28 de junio de 2020

HELADO DE FRESA ( HIPER-FÁCIL)


Buenas tardes galleter@s!!! Esta semana os traigo una receta super fácil para que preparéis vuestros propios helados caseros y solo con 2 ingredientes.
Como veréis esta receta se puede realizar en multitud de sabores tan solo tendréis que cambiar el sabor de la mermelada. En casa la mermelada de fresa es la que nunca suele faltar en casa por ese motivo elegí este sabor, esta suelo hacerla casera y sobre todo cuanto esta fruta esta en plena temporada.
Si queréis hacer la receta de la mermelada casera que hago habitualmente os dejo el enlace justo aquí  https://www.instagram.com/tv/Buq9bSFIIa_/?utm_source=ig_web_copy_link.

Ahora ya os dejo con la receta y sobre todo que la creatividad os acompañe para hacer esta receta vuestra.


Ingredientes

500 ml de nata para montar con el 35,1% M.G
500 ml de mermelada casera de fresa



Preparación

En un bol  amplio o en el bol de la batidora, ponemos a montar la nata bién fría con la ayuda de unas varillas.
Cuando la tengamos montada añadimos la mermelada al gusto, en mi caso de fresa e iremos mezclando con movimientos envolventes hasta que obtengamos una mezcla homogénea.

Cuando ya tengamos la crema de helado preparada, la colocaremos en un recipiente apto para el congelador y que esté sea hermético. En mi caso he utilizado un taper de cristal pero podeis utilizar el que tengáis por casa.
Llevamos el recipiente al congelador y dejamos allí durante un mínimo de 6 horas.

Os dejo la receta en formato vídeo pero pocas dudas os pueden surgir durante la preparación.


Nos vemos la próxima semana con otra nueva receta.
Millones de abrazos.


domingo, 11 de agosto de 2019

COMTESSA O VIENNETTA CASERA


Muy buenas tardes gallet@s!!! Esta será la última receta que os publique, pero no os preocupeis que nos volvemos a ver en Septiembre.
Los que me seguís desde hace años, sabéis que en Agosto me suelo tomar unas semanas de descanso para cargar pilas y coger un poco de inspiración. Es como si empezase un nuevo año o como si se cerrase un ciclo para empezar el siguiente y la verdad que esas semanas saben a gloria para organizarme las próximas recetas, porque todos los años me hago una lista con recetas que me encantaría preparar o probar y luego me empiezan las ansias vivas y esta, se acaba transformando, pero lo importante es ampliar este recetario virtual de recetas ricas, fáciles y variadas.

Pero ahora, vayamos a la receta de esta última semana. La receta que hoy os traigo es una receta de mi generación o más bién un clásico del verano, es la clásica barra de helado de Frigo llamada Comtessa. Si no me equivoco aún la siguen vendiendo pero le han cambiado el nombre a Viennetta.
Pues hace unos días hablando con mi marido de los helados que había en nuestra niñez y que hoy en día muchos han desaparecido, salió este y pensé en hacer una versión casera. La verdad, que no tenía puestas muchas expectativas en que saliera, pero después de ver y probar el resultado final me dije, esta receta la tengo que compartir antes de marchar de vacaciones porque me recuerda a mis veranos de niñez y cuando vuelva de vacaciones será como el fin del verano y ya no tendrá sentido la receta.


Antes de pasar a la lista de ingredientes y a la preparación, os voy a dar unas recomendaciones.

La primera es que utilices un molde de silicona, porque como veréis en el vídeo fue super fácil el desmoldado. También se puede hacer en un molde metálico y este lo tendréis que forrar con film transparente, no lo he probado en esta receta pero he realizado otras recetas realizando esta técnica y cuando he tenido que hacer el desmoldado me ha costado bastante o he terminado pasando bajo el grifo el molde para facilitar el desmoldado.

Otra de la sugerencias es que podéis obviar el queso mascarpone, ya que es opcional pero en las recetas que el ingrediente principal es la nata lo utilizo como estabilizante natural en vez de utilizar goma de xantana o otros químicos. El queso mascarpone le da un sabor más a leche de vaca, si os pasa como a mi que no tomamos leche de vaca lo notareis más pero si la tomáis de manera habitual ni lo notareis.

He utilizado aceite de coco al derretir el chocolate porque le aporta un sabor que me encanta al chocolate pero podéis utilizar aceite de girasol o cualquier aceite vegetal.

He utilizado la boquilla 125 de wilton para realizar las onditas al decorar la barra de helado pero no es algo extrictamente necesario, era para que recordase más a la mítica comtessa

Ahora si que os dejo con la lista de ingredientes


Ingredientes

3 claras de huevo pasteurizadas
60 g de azúcar
400 ml de nata para montar 35,1% M.G
100 g de azúcar
60 g de queso mascarpone
1 cucharadita de pasta de  vainilla
250 g de chocolate
1 cucharada de aceite vegetal ( aceite de coco)

1 lámina de papel sulfurizado
1 molde de silicona rectangular de 26 x 12 cm


Preparación

Empezaremos derritiendo el chocolate junto con el aceite vegetal. Esto lo haremos en golpes de 30
 segundos en el microondas y mezclando en cada parada, para que nuestro chocolate no se queme. También lo podemos hacer al baño maría.
En un  papel sulfurizado dibujaremos unos 5 rectángulos de la medida del fondo de nuestro molde.
Con la ayuda de un pincel extenderemos en cada rectángulo una pequeña cantidad de chocolate, haciendo una fina capa. Llegaremos los rectángulos a la nevera mientras preparamos el resto de la receta.

En el bol de la batidora, este tiene que estar bién limpio y seco ( yo suelo limpiarlo con un trozo de papel y vinagre) ya que esto nos ayudará a que el merengue monte mejor. Vertemos las claras y las montaremos, cuando esta empiecen a espumar iremos añadiendo poco a poco los 60 g de azúcar, hasta que nos quede un merengue firme. La reservaremos para utilizarlo más adelante.

Por otro lado montaremos la nata junto con el queso mascarpone (opcional), la vainilla y el azúcar , hasta que nos quede una mezcla firme.
Si quereis podeis obviar el queso mascarpone, pero para que la nata quede firme tendréis que utilizar un estabilizante.

Ahora mezclaremos o juntaremos las claras montadas / merengue junto con la mezcla  de nata. Esto lo haremos con movimientos envolventes. Procurando que esta no pierda aire ya que esto le dará a nuestro helado una mejor textura.

Vertemos una pequeña cantidad de la mezcla y extenderemos por toda la base de nuestro molde, dejando esta bién lisa. Sacaremos un rectángulo de chocolate y lo colocaremos encima, volveremos a colocar una pequeña cantidad de la mezcla, volviendo a dejarla lisa. Iremos alternando capas de nata con láminas de chocolate y esto lo iremos haciendo hasta colocar las 4 de las láminas de chocolate acabando de cubrir nuestro molde con la mezcla de nata y claras.
Cubrimos o tapamos  nuestro molde con film transparente y lo llevamos al congelador toda la noche o un mínimo de 6 horas. Hasta que la preparación esté completamente congelada.

Pasado ese tiempo desmoldamos nuestro helado colocándolo en una bandeja rectangular y colocamos el resto de la mezcla en una manga pastelera con la boquilla 125 de wilton.
Colocaremos la última lámina de chocolate en el centro del helado ( en el caso que  sea muy grande  la recortaremos con un cuchillo) y en los laterales haremos como unas ondas con la mezcla de nata. Por último y de manera opcional podéis decorar con  rallitas de chocolate derretido.
Volveremos a llevar al congelador hasta que lo vayamos a consumir.




Aquí os dejo la ventanita con la receta en formato vídeo por si os surgen dudas o por si os gusta más ver que leer.



Que tengáis unas bonitas y felices vacaciones, nos vemos en Septiembre con nuevas recetas.
Millones de besos.

domingo, 21 de julio de 2019

HELADO DE PLÁTANO CARAMELIZADO (SALUDABLE)


¡¡¡Muy buenas tardes!!! Esta semana os traigo una manera de hacer helados saludables y sin necesidad de utilizar lácteos,así que es ideal para intolerantes y para vegetarianos o veganos.
En la mayoría de recetas que he visto y que he probado de helados saludables, siempre como base suele llevar plátano ya que le suele aportar esa cremosidad tan características de los helados y le aporta esa parte de grasas pero en versión saludable.

Este helado está riquísimo y eso que no tiene apenas azúcar, ya que el dulzor se lo dá el plátano ( si, si el plátano lo es todo ).

Como veréis en la lista de ingredientes y en la preparación la leche de coco es en lata y esta debe de estar bién fría ya que solo utilizaremos la parte espesa  y si esta, no esta fría será imposible sacarla de la  lata.


Como toppings podéis  reservar un poco de plátano caramelizado o poner rodajas de plátano . Por último os quería comentar que si queréis darle un toque más dulzón y menos saludable, podéis ponerle un poco de caramelo al helado. Que por cierto tenéis una receta de caramelo en mi Instagram TVpor si quereis preparar y probarla en la receta.

Ahora os dejo con la lista de ingredientes y con lo rápido que se prepara este delicioso helado.


Ingredientes

4 plátanos ( 2 de ellos congelados)
1 cucharada de aceite de coco
3 cucharaditas de azúcar de coco o azúcar moreno
125 g de leche de coco en lata, fría (usaremos la parte espesa)



Preparación

 Cortaremos a rodajas los 2 plátanos sin congelar y los freiremos en una sartén con el aceite de coco y el azúcar, hasta que los plátanos se doren. Dejaremos que enfríe.

Una vez que tengamos los plátanos caramelizados fríos los colocaremos en un procesador de alimentos o en vaso de turmix junto con el resto de ingredientes ( 2 plátanos congelados y leche de coco).
Trituramos todos los ingredientes hasta obtener una crema homogénea. Pasamos la crema a un recipiente que pueda ser congelado y lo llevamos al congelador unas 8 horas o toda la noche.



Aquí os dejo la ventanita para que veais la receta en formato vídeo.


Nos vemos la próxima semana con otra nueva receta.
Besoss.

domingo, 14 de julio de 2019

HELADO DE VAINILLA CON NUECES DE MACADAMIA Y CARAMELO(versión II)


¡¡¡Muy buenas tardes galleter@s!!! Hoy os vuelvo a traer mi helado favorito pero esta vez he modificado algunas cosas de la receta y también he probado otra receta de helado de vainilla.
Si os acordáis, a los que lleváis tiempo siguiéndome, hace un par de años por Julio de 2017 os compartí una versión muy similar a esta. Pero como este helado es un básico/ esencial en cualquier estación del año, aunque en verano la repita muy sucesivamente, qué mejor que volveros a compartir la receta pero en esta ocasión con algunos pequeños cambios.
Como esta receta no la había compartido por el canal de Youtube, ya que por aquella época no lo tenía en funcionamiento, también pensé que sería una buena idea compartir esta versión y más cuando se trata de mi helado favorito.

Por cierto, más abajo os dejaré el enlace de la versión anterior por si le queréis echar un vistazo, pero  las dos están igualmente super buenas, así que hagais la que hagais os enamorará.
En esta receta haremos como 3 elaboraciones;  un caramelo, el helado de vainilla y caramelizar las nueces de macadamia. Seguramente estaréis pensando que son demasiadas cosas que preparar y que es muy complicada, pero os aseguro que para nada, se podría decir que lo más complicado sería mantecar el helado pero eso sería en el caso de no tener heladera ya que habría que remover cada media hora de congelación.


He de confesar que en esta versión me volví loca con el caramelo y puse muchas cucharadas más de las que veréis en el video, sobre todo cuando caramelizaba la nueces de macadamia. Así que si sois como aquí la presente, tendréis que añadir un par de cucharadas más a las nueces y al helado, pero esto lo podéis ir viendo conforme vais preparando el helado final.

Antes de dejaros con la lista de ingredientes os comparto el enlace de la anterior versión (Helado de vainilla con nueces y caramelo) y también la tenéis en versión vídeo en mi canal de Youtube por si os surgen dudillas durante la preparación.
También tendréis la receta de la elaboración del caramelo en mi Instagram TV, como algunas recetas rápidas que suelo compartir.

Ahora sí, finalmente os dejo con la receta.

Ingredientes

·Helado Vainilla (aprox 800 ml)
300 ml de nata para montar
280 ml de leche
2 cucharaditas de vainilla en pasta
150 g de azúcar
4 yemas de huevo L
1 pizca de sal

·Caramelo (aprox 250ml)
75 g de azúcar glas
75 g de mantequilla
3 cucharadas de agua
75 g de azúcar moreno
75 ml de nata para montar

·100 g de nueces de macadamia



Preparación

·Helado de vainilla


Empezaremos preparando el helado.  En un cazo verteremos la nata, junto con la leche y la pasta de vainilla, hasta que rompa a hervir.
Por otro lado batiremos las yemas junto con el azúcar y la pizca de sal hasta que las yemas blanqueen.
Añadiremos las mezcla de las yemas al cazo que tenemos al fuego, bajaremos el fuego al mínimo y removeremos hasta que espese.
Pasaremos la mezcla a un recipiente dejaremos que alcance temperatura ambiente y luego lo llevaremos a la nevera unas 3 horas o toda la noche ( lo importante es que esta esté bién fría)

Pasado ese tiempo, vertemos la mezcla en nuestra heladera y mantecaremos unos 30 minutos.

Mientras esperamos a que se manteque prepararemos el caramelo y la nueces de macadamia.

·Caramelo
 Pondremos en el cazo el azúcar glas con las tres cucharadas de agua y dejaremos que hierva a fuego medio-bajo unos 6-8 minutos hasta que empiece a adquirir un color ámbar.
Retiramos el cazo del fuego y añadimos el azúcar moreno, la mantequilla y la nata. Mezclamos aunque la mezcla burbujee y se llene de grumos.  Llevamos el cazo nuevamente al fuego y dejamos que hierva unos 2 minutos sin dejar de remover hasta que obtengamos una salsa espesa.
Dejaremos enfriar a temperatura ambiente.

·Nueces
En una sartén tostamos la nueces y trituramos levemente en un procesador de alimentos o las picaremos con un cuchillo.
Para darle un toque caramelizado a las nueces le añadiremos un par de cucharadas de caramelo y mezclaremos. Vertemos dentro de la heladera poco a poco.

Ahora que ya tenemos toda la elaboraciones preparadas solo nos queda ir mezclando.
En un recipiente con tapa y de 1 litro aproximadamente pondremos una parte de helado y añadiremos una cucharadas de caramelo,así iremos poniendo capas de helado y caramelo.
Cuando ya tengamos todo el recipiente con helado lo taparemos y llevaremos al congelador hasta que lo vayamos a consumir.


Espero que os guste esta nueva versión igual o más que la anterior. Ahora os dejo con la ventanita de la receta en formato vídeo.


Nos vemos la próxima semana con otra nueva recta.
Millones de besos.

Lorena

domingo, 7 de julio de 2019

CHEESECAKE DE LIMÓN (SIN HORNO)


Hola galleter@!! Esta semana os traigo otra receta fresquita pero en esta ocasión no son ni polos ni helados. La verdad que la inspiración para la receta de esta semana me las dieron unas seguidoras y también grandes reposteras (@elsecretoendulzado ) que comparten mil ricuras por instagram que no os teneis que perder.

El otro día compartieron unos deliciosos cheesecake en vaso, que tenían una pintaza brutal  y me vino a la boca el delicioso sabor de la curd de limón que tantas veces he preparado y que hace bastante tiempo que no preparo. Así que entre la inspiración y el sabor, pensé en hacer  un cheesecake de limón sin horno y cubierto con esa deliciosa curd de limón que tanto adoro.

Como veréis o leeréis, la receta es muy sencilla de preparar y si tenéis invitados quedaréis como reyes de lo rica que llega a estar.
Si quereis podeis obviar la primera hora de nevera y colocar directamente la fina capa de curd , aunque el resultado final no quedará tan pulido pero estará igualmente rico.

La receta de la curd de limón os la compartiré por mi Instragram TV y cuando pueda también en un post rápido, aquí en el blog.

Esta receta también la tenéis disponible en el canal de Youtube, que como siempre tenéis la ventanita más abajo o mejor dicho al final del post.

Os dejo con la lista de ingredientes y con la preparación.



Ingredientes ( molde de 15 cm)

·Base
100 g de galletas tipo maria o hojaldradas
50 g de mantequilla derretida

·Crema
250 g de queso mascarpone
400 ml de nata con el 35,1% M.G (fria)
5 hojas de gelatina
60 ml de zumo limón
160 g de azúcar
ralladura de 1 limón

Para cubrir curd de limón



Preparación

Primero pondremos a hidratar las láminas de gelatina en agua fría.
Lo siguiente que haremos es forrar un molde redondo de unos 15 cm, con papel de horno en la base y acetato en las paredes ya que esto nos facilitará el desmoldado del cheesecake.

Una vez que tengamos preparado el molde, empezaremos a preparar la base de nuestro postre. Para ello en un bolsa zip colocaremos las galletas y con la ayuda de un rodillo trituramos las galletas, esto también lo podemos hacer con un procesador de alimentos.
Derretimos la mantequilla en el microondas  y mezclamos con las galletas trituradas formando una especie de arena mojada que al apretar con la espátula esta se compacte.

Vertemos la mezcla en el molde y compactamos en el molde con la ayuda de una espátula. Llevamos el molde a la nevera mientras preparamos el resto de la receta.


Ahora prepararemos la crema. En un bol mezclaremos el queso mascarpone, el azúcar, la nata fría, la ralladura de limón con la ayuda de unas varillas eléctricas hasta que tengamos una mezcla ligeramente cremosa.
Escurrimos la gelatina y la ponemos con el zumo de limón que calentamos unos segundos en el microondas para derretir la gelatina.

Añadimos esta última a la crema poco a poco y sin dejar de batir.

Sacamos el molde de la nevera y vertemos la crema en el mismo. Alisamos la superficie con ayuda de una espátula y llevamos nuevamente a la nevera 1 hora.
Por último solo nos faltará colocar una fina capa de curd de limón ( tenéis la receta en mi Instagram TV) y volvemos a llevar el molde a la nevera durante toda la noche o un mínimo de 6 horas.



Os dejo como siempre la ventanita con la receta en formato vídeo. Por cierto acordaros que también teneis disponible la receta de la curd de limón en mi Instagram @galletasdelmundo.


Nos vemos la semana que viene con otra nueva receta.
Besos


domingo, 30 de junio de 2019

HELADO DE YOGUR Y MORAS


¡¡¡Muy buenas tardes!!! Como ya os comenté la semana pasada , estoy en modo sacando la lista de  recetas de helados guardados en el baúl y os comento o comenté,  la lista es bastante amplia y tampoco os quiero saturar o aburrir con tantas recetas de helados. Así que os iré compartiendo poco a poco las rectas e intercándolas con otras recetas fresquitas que también tengo muchas ganas de compartiros.
Si tenéis sugerencias, se aceptan con todas las ganas del mundo ya que pueden coincidir con algunas que quiero preparar y así esas serian las primeras en preparar.

Pero de momento vamos a la receta de esta semana, estos super y deliciosos helados de yogur con moras. Como veréis en la lista de ingredientes, tan solo necesitareis 3 ingredientes, como mucho 4 si le añadís el chorrito de limón a la especie de sirope o coulis de moras que preparemos previamente.

Aunque para esta receta utilizo unos moldes especiales para helados, no es algo primordial ya que  podéis utilizar  vasos de plástico o cualquier menaje/ gadgets que os pueda servir de molde. Lo importante es seguir los pasos de la receta.


Si es que esta receta lo tiene todo. Cero complicación, ingredientes sencillos de encontrar, es sencilla, fácil y encima están deliciosamente ricos.

Os dejo con la lista de ingredientes y más abajo tenéis la receta en formato vídeo, para que os pueda servir como guía o para resolver pequeñas dudas que os surjan, que estoy segura que serán cero.


Ingredientes

100 g de miel
125 g de moras
500 g de yogur griego
Chorrito de lima o de limón ( opcional)



Preparación

Ponemos un cazo al fuego, colocamos las moras junto con la mitad de miel y un chorrito de lima ( esto último opcional), calentamos o hervir hasta que las moras expulsen todo el jugo y se pongan blanditas. Unos 10-15 minutos.
Una vez las tengamos en ese estado, dejaremos la especie de sirope enfriar por completo.

Por otro lado mezclamos la miel con el yogur y reservamos una pequeña cantidad para utilizar más. Añadimos las moras (sirope) a la mayor cantidad de yogur, una vez las tengamos frías.
Preparamos nuestros moldes para helados y vertemos en cada orificio la mezcla de helado, rellenandolo 3/4 partes cada orificio.
El resto lo rellenaremos con un par de cucharadas del yogur (natural) que teníamos reservado. Colocamos los palos para helados, tapamos el molde y lo llevamos al congelador durante toda la noche o un mínimo de 6 horas.

Para facilitar el desmoldado os recomiendo que mojéis el molde con agua tibia, sin que el molde se moje en el interior.

Estos helados se pueden conservar en el congelador durante 2 semanas, siempre y cuando no os los comáis antes.


Os dejo la ventanita para la receta en formato vídeo, nos vemos la próxima semana con otra nueva receta.
Millones de besosss.

domingo, 23 de junio de 2019

HELADO SANDIA


Hola galleter@s!!! Por fin empezamos la temporada de helados, postres fríos y semi frios. Así que para estrenarla que mejor que unos helados con fruta del tiempo.
Ahora que disponemos de una amplia variedad en el mercado, es el momento ideal para utilizarlas en nuestros postres o dulces y así comerlas de una manera diferente.

Este helado se compone de tres capas y aunque pueda parecer complicado de hacer, es una receta muy sencilla de preparar y la única complicación, por ponerle una,  son los tiempos de espera en la congelación de la diferentes capas.


Una sugerencia a la hora de realizar estos helados , es que la fruta esté en su punto o un poco madura. Ya que si no está madura no tendrán apenas sabor y serán como agua dulce, así tenerlo en cuenta a la hora de hacerlos.
Otra sugerencia, es que no os saltéis los tiempos de congelación entre capa y capa ya que no se diferenciarán y acabará quedando un popurrí de colores/sabores.


Estoy deseando compartir todas las recetas que se me quedaron en el tintero el año pasado y que no me dieron tiempo de preparar.
Antes de dejaros con la lista de ingredientes, queria comentaros que el post a salido más tarde porque por motivos mágicos el post se había borrado completamente y lo he tenido que volver a editar por completo. La pena es que el post desaparecido me había quedado muy bonito y este a quedado muy sosete. Pero estas son las cosas que pasan, la suerte es que son cosas ínfimas y de fácil solución.

Como siempre os recuerdo que más abajo tenéis la receta en formato vídeo para los que no os guste leer tanto.

Os dejo con  la lista de ingredientes.

Ingredientes

1 yogur griego
2 kiwis
400 g de sandía
50 g azúcar
1 lima
20 g pepitas de chocolate


Preparación

Cortamos la sandía, retiramos la cáscara  y la cortamos a trozos. Trituramos la sandía con la ayuda de un turmix junto con una parte del azúcar.
Rellenamos los moldes 3/4 partes con el puré de sandía y añadimos las pepitas de chocolate, llevamos el molde al congelador unos 45 minutos.

Mientras, rallamos la piel de la lima y extraemos el zumo del mismo. Pelamos y  cortamos los kiwis, trituramos con la ayuda de un turmix junto la  ralladura de lima, el zumo de lima y el resto del azúcar. Reservamos para más adelante.

En el caso de que el yogur no esté azucarado, lo endulzamos.
Sacamos el molde de helados del congelador y ponemos un par de cucharadas de yogur en cada orificio, este será el momento de colocar los palos de los helados en cada molde y volveremos a llevar nuestro molde al congelador durante 1 hora.

Pasada esa hora, volveremos a sacar el molde del congelador y vertemos la mezcla de kiwi. Tapamos el molde y lo llevamos al congelador un mínimo de 2 horas o durante toda la noche.

A la hora de desmoldar y para facilitaros el desmoldado, os aconsejo que paseis el molde por agua tibia ( ojo, que no esté muy caliente ya que se pueden derretir) unas cuantas veces procurando que no se moje el interior de los moldes. 



Aquí os dejo la ventanita con la receta en formato vídeo.



Nos vemos la semana que viene con otra nueva receta.
Besoss

lunes, 3 de septiembre de 2018

TARTA SIN HORNO DE PIÑA



¡¡¡Buenos días galleter@s!!! Volvemos a la rutina y dejamos atrás con nostalgia las vacaciones, pero empezamos a tope de energía esta nueva temporada , se podría decir temporada, en la que os quiero compartir mil cosas que se me han ido ocurriendo durante las vacaciones y espero que las pueda ir realizando a lo largo de ella.

Si much@s me seguís por Instragram habréis visto que durante las vacaciones poca cosa o mejor dicho casi nada de repostería he compartido, ya que me propuse practicar con la cámara que era algo que tenia pendiente desde hace bastante tiempo y también me uní a un reto o juego que hace Jackie Rueda todos los veranos  ( La Vuelta al mundo). Para mí era el primer año, al principio estaba un poco indecisa pero conforme iba encontrado los tesoros me fui animando y me he pasado todas las vacaciones con la cámara/ móvil en la mano, hasta mis hijos me decir... ¡¡Mamá, esto quedaría genial en una foto!! ¡Sácale foto aquello, mamá!.
Pobres, han acabado hasta saturados con tanta foto, porque ellos tampoco se han librado del objetivo ya que he inmortalizado cada momento que me ha parecido único e inolvidable.

Pero lo más importante de estas vacaciones a sido el disfrutar de la familia, que mis hijos hayan disfrutado con y de sus abuelos, juegos con los hijos de mis primos, momentos de piscina sin fin, vida sin horarios, disfrutar de la naturaleza, el silencio y el vivir sin estrés.
Muchas veces pensamos a lo grande pero nos olvidamos de las cosas pequeñas, que son las que nos dan la vida, la que nos nutre por dentro y por fuera, las que nos hacen brillar, las que nos hacen sonreír, las que nos hacen tener la felicidad en toda su plenitud.



Así que para retomar el blog después de las vacaciones pensé en algo fresco, con fruta, que fuese ligero pero a la vez no muy complicado y acabó surgiendo esta delicia de piña.
Se pueden cambiar o sustituir muchos de los ingredientes y así adaptarla a vuestros gustos, ahora os doy unas pautas por si queréis cambiar algún ingrediente.

-En el caso que no os gusten o no tengáis los bizcochos de soletilla podéis sustituirlo por una base de galletas.
-Si no os gusta la piña podéis sustituirla por cualquier otra que vaya en su jugo.
-Podéis congelarla para disfrutar de un postre helado.
-El molde que he utilizado para esta preparación es de ...........(FALTA)
-Para facilitar el desmoldado podéis forrar el molde con papel film o utilizar un molde desmontable con

Esta tarta tiene una textura tipo mousse pero más compacta, ligera y aireada pero en ningún caso es gelatinosa.

Ahora que ya os he dado algunos consejillos sobre la receta os dejo con la lista de ingredientes y la preparación. También comentaros que tenéis la receta en formato videos al final del post.



Ingredientes

200 ml de nata 35,1% M.G
50 g de azúcar glas
2 láminas de gelatina
6 o 7 bizcochos de soletilla
1 lata de piña al natural de 500 g (5 rodajas a trozos y 3 para decorar)
80 g de azúcar



Preparación

Escurrimos lata de piña y reservamos el jugo para más adelante.
Con las rodajas de piña reservaremos 3  y el resto las cortaremos a trozos para después verterlas en un procesador de alimentos. Las 3 rodajas reservadas las cortaremos por la mitad para utilizarlas como decoración.

Ponemos a hidratar la gelatina en agua fría.

En un cazo verteremos el jugo que teníamos reservado y le añadiremos el azúcar, calentamos al fuego hasta que este ultimo se disuelva.

Cortamos los bizcohos a la medida del fondo del molde, para ello nos podemos ayudar con el propio molde.
Una vez tengamos el primero cortado, podremos cortar los restantes utilizando este como patrón.

Remojamos los bizcochos ya cortados en la mezcla que tenemos en el cazo, quitamos el exceso y colocamos en el molde.

Volvemos a llevar el cazo al fuego y escurrimos la gelatina, que ya estará hidratada y removemos hasta que se disuelva.

Vertemos la piña a trozos en el procesador de alimentos y añadimos la mezcla del cazo. Trituramos hasta que no queden trozos de piña.

Colocamos las media rodajas de piña en los laterales del molde y reservamos.

En un bol montamos la nata  junto el azúcar glas.
Vertemos con cuidado y mezclamos con movimientos envolventes la mezcla de la piña triturada. Hasta que tengamos una crema homogénea.

Vertemos en el molde ayudándonos con una espátula, alisamos la superficie, tapamos con film transparente y llevamos a la nevera un mínimo de 6 horas o como en mi caso toda la noche.

Pasado ese tiempo, desmoldamos con cuidado, la colocamos en un plato o bandeja bonita y ya estará lista para consumir.


Consejos:

· Para facilitaros el desmoldado podéis forrar el molde con film transparente o utilizar un molde desmontable.
· Conservar en la nevera hasta que la vayáis a consumir.
· Como os he comentado arriba podéis congelarla en el congelador y hacer una versión semi-fría
· Cubrir el molde hasta el borde del mismo para que quede toda la piña cubierta.


Aquí os dejo la ventanita con la receta en formato vídeo para que la disfrutéis en movimiento.



Nos vemos la semana que viene con otra nueva receta.
Besos

lunes, 23 de julio de 2018

HELADO DE CARAMELO Y CHOCOLATE


¡¡¡Muy buenos días a tod@as!!! Esta semana es la ultima receta antes de de empezar mis VACACIONES.

Lo primero que os quiero comentar, antes de que se me olvide...cosa que suele ser muy probable,  que para preparar esta receta tan cual como la veis es  necesario comprar los moldes o molde que he utilizado ( aquí tenéis el enlace Molde para magnum)  y que también podéis ver en el vídeo.
Para la cobertura he utilizado chocolate al 60% de cacao y un apunte que os quiero remarcar es que cuando cubráis los helados intentar que quede una capa lo más fina posible para que luego no os resulte empalagoso el helado.

Dicho esto, os cuento un poco sobre la receta.

Para esta receta no necesitareis ningún ingrediente raro ya que seguramente todos los tendréis por casa.
Primero tendréis que preparar un caramelo básico y luego haréis como una especie de toffe (como un caramelo tipo Werthers), este será el sabor que predomine en este helado. El resto es muy sencillo ya que no tenemos que mantecar el helado sino  que simplemente verteremos en los molde  y llevaremos al congelador durante 1 día para que quede bién solido. Ya que si los cubrimos con chocolate y  si estos no están bién duros seguramente se derritan antes de volverlos a llevar al congelador.


La receta de la crema la saqué del libro Helados de Sandra Mangas, en otros post os he hablo de ella y de sus libros. Pero decidí darle otra forma y cubrirlos con chocolate.

La medida de los helados es mini, como los mini magnum, ya que en casa nos comemos mejor los pequeños que los grandes, sobre todo los peques.

Si no sois muy amantes del chocolate negro, también podéis probar cubrirlos con  chocolate con leche  que también quedan muy bién pero más dulzones. Por cierto si os surgen dudas tenéis la receta en formato vídeo, como siempre tenéis la ventanita al final.


Por ultimo.....solo deciros que nos vemos a la vuelta, espero que con las pilas cargadas y con miles de recetas para preparar esta nueva temporada.
Ahora os dejo con la receta.

Ingredientes ( 10-12 mini helados de unos 37 ml cada uno)

100 g de azúcar
1 cucharadita de mantequilla ( unos 10 g)
1 pizca de sal
500 ml de nata para montar con el 35,1% M.G (separar 100 ml de nata para hacer el caramelo)
1 o 2 tabletas de chocolate




Preparación

Empezaremos preparando un caramelo.
Para ello verteremos el azúcar en un cazo y lo podremos a fuego medio, hasta que este se disuelva y se forme un  caramelo. Retiramos del fuego vertemos los 100 ml de nata y removemos enérgicamente hasta que tengamos una mezcla homogénea (tened cuidado porque puede borbotar), en el caso que queden tropezones de caramelo volvemos a poner el cazo al fuego ( medio-bajo)sin dejar de remover  hasta que se disuelvan.
Añadimos la pizca de sal y la mantequilla y mezclamos hasta que estén integrados.

Seguidamente añadiremos el resto de nata y volveremos a llevar al fuego (medio) hasta que empiece a espesar ligeramente. Retiramos del fuego y dejamos enfriar.

Preparamos nuestro molde y mojaremos los palos de helado en un poco de agua para que estos me fijen mejor en el helado.
Con la ayuda de una jarrita iremos rellenando el molde y colocaremos el palo, acabamos de rellenar hasta el borde del molde.
Llevamos al congelador unas 24 horas ( 1 día).

Derretimos el chocolate al microondas en golpes de 30 segundos a poder ser en un recipiente hondo ( un vaso), desmoldamos los helados y sumergimos en el chocolate, retiramos el exceso y llevamos unos minutos al congelador  hasta que el chocolate solidifique.



Aquí os dejo la receta en formato vídeo por si os surgen dudas o por si os gusta más ver que leer.




Nos vemos pasadas las vacaciones, supongo que para mediados de Septiembre.
Millones de besos  y abrazos......Buenas vacaciones.

lunes, 9 de julio de 2018

HELADO DE YOGUR & MORA


¡¡¡Muy buenos días!!! Esta semana seguimos en modo helados, ya que este verano me he propuesto disminuir con creces la gran lista de recetas que tengo pendiente desde hace mil años. Pero os prometo que como mucho la semana que viene os compartiré mi ultima receta de helado y las dos ultimas semanas antes de empezar mis vacaciones blogueras serán otras preparaciones ( se admiten sugerencias).

Si me seguís por Instagram, hace unos meses os compartí unas fotos de mi recolecta de moras. Pues bién, en ese momento por falta de tiempo no pude preparar ninguna receta y acabé congelándolas para evitar que se estropeasen. Unos meses más tarde las he acabado utilizando para esta delicia de helado y como no podía ser de otra manera, os la tenia que compartir.

La receta no tiene mayor complicación, aunque en el momento de  prepararla me empezaron a surgir mil dudas al contener esta huevos crudos.....ya sabéis tema de la bacteria de la Salmonella y sobre todo cuando la iban a consumir peques, así que me puse a buscar información.
Lo que tenia claro era que para eliminar la bacteria hay que cocinar los huevos, no sirve y no la elimina la congelación. Pro y contra de la receta, que al llevar tan pocos ingredientes y la materia grasa utilizada era el yogur, y si este lo cocinaba perdía las bacteria beneficiosas para nuestro organismo.


    Así pensé en cocinarlas como cuando hacemos el merengue italiano, haciendo un almíbar y así alcanzaría una temperatura de unos 70º , para eliminar la dichosa bacteria en el caso que la pudiese contenerla.
Resumiendo.....con todo esto os quiero decir que la pequeña complicación que tiene la receta es preparar el almíbar y en el caso que no tengáis termómetro simplemente cuando la mezcla empiece a hervir estará lista.

Os aseguro que la receta no os va a decepcionar y seguramente la repetiréis durante el verano.

Ahora os dejo con la receta al completo.

Ingredientes

400 g de yogur natural
300 g de moras
150 g de azúcar ( 50 para las moras u 100 para hacer el almíbar)
2 huevos M
35 ml de agua ( para hacer el almíbar)



Preparación

En un procesador de alimentos o con un turmix, trituraremos las moras junto 50 g de azúcar.
Por otro lado batimos los huevos hasta que empiecen a espumar. Mientras en un cazo haremos un almíbar con el resto del azúcar ( 100 g) y el agua, llevaremos a ebullición hasta que este alcance una temperatura de unos 100º.
Una vez que tengamos el almíbar lo iremos añadiendo poco a poco a los huevos sin dejar de batir, hasta que baje de temperatura y empiecen a blanquear ligeramente.

Ahora añadiremos el resto de ingredientes (las moras trituradas y el yogur), mezclaremos hasta que tengamos una mezcla homogénea y taparemos a piel con film transparente. Llevaremos a la nevera toda la noche.

Al día siguiente mantecaremos la mezcla en nuestra heladera y vertemos en un recipiente hermético forrado con papel de horno o sulfurizado.
Llevamos al congelador hasta que lo vayamos a consumir.


Aquí tenéis la receta en formato vídeo para que la disfrutéis en movimiento.



Nos vemos la semana que viene, millones de besos.

lunes, 2 de julio de 2018

HELADO DE ANACARDOS Y CHOCOLATE BLANCO


¡¡¡Muy buenos días!!! Estrenamos mes, nueva semana y con ella una nueva receta. Para esta semana
he pensado en un helado algo diferente, seguramente diréis ¿donde está la diferencia? ...... Pues lo primero que lo he preparado esta vez en palo, segundo sin utilizar moldes sino simplemente usando vasos desechables o de un solo uso,  llevan un fruto seco no muy utilizado en repostería y por ultimo que combina 2 clases de chocolates.

Tienen una textura muy cremosa pero con un toque como si tuviese trocitos de almendras pero en este caso aportando todos los beneficios de los anacardos, castañas de cajú o merey ( como más os guste llamarlo). Ahora os explicaré brevemente  lo que aporta a nuestro organismos los anacardos, aunque este postre o dulce no se puede decir que sea healthy o saludable....pero como siempre digo, no es lo mismo hacerlos en casa que comprarlos, ya que los caseros somos nosotros los que controlamos la cantidad de azúcares que añadimos, las grasas y el sabor es muchísimo más rico.



Los anacardos son ricos en aceites oleaginoso que son beneficiosos para nuestra salud comparándolos con otros frutos secos ya que contienen Omega 6.
Aportan fósforo, magnesio, potasio, hierro entre otros minerales..Contienen vitamina E y tres clases de vitamina B (B3, B5 y B9), son antioxidantes, aportan mucha energía, mejoran la circulación, equilibran el colesterol y evitan el estreñimiento.

Ahora no me digáis que simplemente por todo esto no os entran ganas de probar este rico helado.

Por hoy no me enrollo más y os dejo con la receta al completo, escrita y en vídeo.

Ingredientes (entre 6 y 8 helados)

100 g de chocolate blanco
100 g de anacardos (estos los pondremos en remojo en agua)
200 ml de leche entera
300 ml de nata 35,1% M.G
120 g de azúcar
1/4 de pasta de vainilla

1 tableta de chocolate negro para fundir
50 g de anacardos triturados
vasos de plástico desechables o molde de plástico
palos de helados



Preparación

Unas 4 horas antes ponemos los anacardos en remojo en agua. Cuando hayan pasado ese tiempo escurrimos y trituramos los anacardos hasta formar una especie de pasta (para facilitarnos el triturado podemos añadir un poco de agua).

Por otro lado en un cazo ponemos la leche junto la vainilla, el azúcar y cuando este esté disuelto añadiremos el chocolate blanco.
Calentamos sin que llegue a hervir y hasta que el chocolate esté derretido. Dejamos enfriar.

Ahora juntamos la pasta de anacardos, la nata y la preparación anterior ya fría. Mezclamos hasta que todos los ingredientes estén integrados.
Llevamos a la nevera durante toda la noche y al día siguiente mantecamos en la heladera.

Preparamos nuestros vasos o moldes , vertemos una pequeña porción de helado ( nos podemos ayudar con una cuchara de helado), le damos pequeños golpes a los vasos / moldes para que el helado se expanda en el mismo y así también evitaremos burbujas de aire.

Mojamos un poco los palos de helado en agua (esto nos ayudará a que no se despeguen del helado) y colocamos en uno en cada molde.  Tapamos con film transparente cada vaso o molde, haciendo un pequeños corte donde tenemos el palo del helado y llevamos al congelador un mínimo de 4 horas.

Pasado ese tiempo, derretimos el chocolate  ( ya sabéis en golpes de 30 segundos en el microondas) dejamos que atempere.
Desmoldamos nuestros helados ( nos podemos ayudar con el calor de nuestras manos) por otro lado ya tendremos los anacardos trituramos ( como en granillo), bañamos una pequeña parte de los helados en el chocolate y rebozados en los anacardos.
Los vamos poniendo encima de un papel de horno dentro del congelador, dejamos congelar unos minutos y ya estarán listos para consumir.



Aquí os dejo la ventanita para verla en formato vídeo

.
Espero que disfrutéis de la receta y nos vemos nuevamente la semana que viene.