lunes, 27 de julio de 2020

GALLETAS DE JENGIBRE


Buenas tardes galleter@s esta semana os compartiré dos recetas, hoy lunes estas galletas de jengibre y el jueves un helado saludable, pero también juntaremos estas galletas con la receta de jueves  para acabar formando un sándwich helado de pura locura. Y esto os lo digo de todo corazón porque hasta yo sigo sorprendida con el resultado final al juntar ambas recetas.

Pero hoy vamos a centrarnos en la receta de hoy lunes, porque estas galletas son toda una delicia y así de manera individual también os encantarán.
Como veréis uno de los ingredientes principales de esta receta es el jengibre confitado ya que le dá un toque maravilloso a estas galletas y cuando te encuentras un trocito te da la sensación de comerte una chuche.
Así que antes de tentaros a  sustituir el jengibre confitado por jengibre en polvo os aconsejo que probéis la receta como está, porque es otro mundo.

Para esta receta he utilizado un cortador redondo de unos 7cm de diametro pero si queréis consumirlas de manera individual  podeis utilizar el cortador que más os guste. En el caso que queráis acortar los tiempos de refrigerado, una vez extendida la masa entre los papeles la podeis llevar al congelador durante 10 minutos.

Antes de pasar a la lista de ingredientes os quería comentar que en el blog tenéis la receta para preparar el jengibre confitado o dejo el enlace aquí (   ).


Ingredientes

100 g de mantequilla T.A
1 yema de huevo M (20 g)
25 g de azúcar glas
135 g de harina
23 g de jengibre confitado





Preparación

En el bol de la batidora batimos la mantequilla hasta que blanquee, añadimos el azúcar glas y mezclamos hasta que esté incorporado.
Añadimos la yema de huevo  y mezclamos hasta que esté incorporados.
Agregamos el jengibre confitado y la harina, mezclamos a velocidad baja hasta que obtengamos una masa homogénea pero no sobre batáis ya que en el horneado nos quedarán unas galletas muy duras.

Formamos una bola con la masa y la colocamos en film transparente. Llevamos a la nevera 1 hora.

Pasado ese tiempo sacamos la masa de la nevera y extremos entre dos papeles de horno con la ayuda de un rodillo a 1 cm de grosor. Llevamos la placa de masa nuevamente a la nevera pero antes la colocamos en una bandeja de horno para que quede planita, durante unos 30 minutos o 1 hora.

Ponemos a precalentar el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.

Sacamos la placa de la nevera y con un cortador redondo de unos 7 cm cortamos porciones de masa, las iremos colocando en la bandeja de horno forrada con papel de horno.

Llevar la bandeja al horno y hornear unos 10 minutos, una vez horneadas las colocaremos en una rejilla para que enfríen por completo.

La podemos conservar durante 1 mes en una lata para galletas.


Aquí os dejo la receta en formato vídeo por si os sugen dudadas durante la preparación.


Nos vemos el jueves con otra nueva receta.
Besos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se publicará después de moderación.